Nacional

Confirmado: Cruz Roja perdió banco de sangre

* Asesor legal abre sus puertas a auditores externos que quieran verificar transparencia

La crisis institucional que afecta a la Cruz Roja Nicaragüense dejó como víctima a la población de un departamento entero sin un banco de sangre, luego que se suspendiera la cooperación del Gran Ducado de Luxemburgo para la construcción de una sede en la ciudad de León.
La noticia fue filtrada esta semana por una de las partes inconformes con la administración de la presidenta de la institución, Esperanza Bermúdez de Morales, y confirmada ayer por el asesor legal de la institución, Ricardo Morales Bermúdez, quien culpó del incidente al grupo del Consejo Nacional que critica a la presidenta de la institución humanitaria.
El proyecto de los bancos de sangre fue anunciado el año pasado por el doctor René Berríos, director del Programa Nacional de Sangre, durante la entrega de 29 vehículos exclusivos para el trabajo de la Cruz Roja a nivel nacional donados por René Lauer, representante de la cooperación del Gran Ducado de Luxemburgo, quien gestionó esta iniciativa de cuatro bancos de sangre en Nicaragua: Estelí, Juigalpa, Matagalpa y León.

Fondos a otras filiales
Para entonces el monto de la donación ascendía a 300 mil dólares, dentro de un proyecto total de siete millones de dólares. No obstante, la creación del banco fue suspendida por el donante, ya que un consejo directivo departamental crítico a la presidenta, se tomó la sede y destituyó a otros cuadros voluntarios que eran reconocidos por Bermúdez de Morales.
La crisis en la filial se extendió hasta la fecha, por lo cual los fondos del proyecto, según fuentes diplomáticas, fueron redistribuidos entre las filiales de Managua y otras para aumentar las reservas de paquetes globulares, plaquetas y plasmas, y así hacer frente a eventualidades extraordinarias en caso de desastres.
Eso ocurre mientras llueven las críticas a la administración de la señora Bermúdez de Morales, cosa que a juicio del asesor legal es “mínima”, porque “lo provoca un pequeño grupito sin respaldo dentro de la familia voluntaria de la Cruz Roja”.
Morales Bermúdez dijo que la institución humanitaria abrirá sus puertas a los auditores del Colegio de Contadores de Nicaragua, o a cualquier otra institución auditora autorizada, que quiera verificar el manejo de los recursos financieros de la benemérita institución.

“Grupito sin fuerzas”
Lo anterior lo dijo Morales ante las públicas críticas que, sobre la falta de transparencia administrativa, han venido haciendo algunos miembros de la Cruz Roja, quienes se muestran inconformes con la prolongada estadía de la señora Esperanza Bermúdez de Morales al frente de la institución humanitaria.
Morales, hijo de la presidenta de la Cruz Roja, dijo que las críticas a la administración y señalamientos de falta de transparencia son falsos e infundados, ya que asegura que cada córdoba que entra o sale en concepto de donación y ayuda humanitaria, pasa por un proceso de control financiero establecido por la Federación Internacional de la Cruz Roja y reconocido por el Colegio de Contadores de Nicaragua.
“Es un pequeño grupo de inconformes el que quiere empañar la administración de la Cruz Roja. Es un grupito sin fuerza ni respaldo legal ni moral dentro de la institución, sin bases ni argumentos”, acusó el asesor legal de la institución, quien señaló a los miembros del Consejo Nacional que se quejan contra su madre, de querer empañar la imagen de la institución con fines oscuros.