Nacional

Repudian acoso a delegada de Enel


Heberto Jarquín

Bluefields / RAAS

Personalidades y habitantes de la ciudad caribeña de Bluefields se declararon indignados por la arremetida de dirigentes regionales del FSLN que insisten en pedir la destitución de la delegada de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (Enel), Nohelia Estrada Hansack.
“Los sandinistas, demostrando una vez más la confusión Estado-partido, no le perdonan a Estrada que haya cumplido con su deber de cortarle la energía al edificio de la Juventud Sandinista que estaba morosa en el pago de la factura de electricidad”, declaró a un noticiero radial el ex alcalde y dirigente del MRS, Moisés Arana.
Arana alertó sobre el trasfondo de la construcción de un hospital oftalmológico donado por Cuba, en un inmueble de una organización afín al FSLN. “En un futuro lo pueden privatizar a favor de ese partido”, infirió Arana.
En tanto, el profesor e historiador costeño, Hugo Sujo, dijo que admiraba el coraje de Nohelia Estrada. “En su comunicado, los sandinistas argumentan que ella los irrespetó en una conferencia de prensa que brindó el lunes. Lo cierto es que la delegada de Enel expresó algunos exabruptos porque la han acosado de una forma grosera y vulgar”, comentó Sujo.

Ultimátum
Ayer martes, el gabinete regional conformado por connotados militantes sandinistas y algunos aliados de Yatama, emitió un comunicado en el que reitera la solicitud de destitución de Nohelia Estrada como delegada de Enel en Bluefields. Las reacciones no se hicieron esperar y el militante de Yatama, Adolfo Carlson, exhortó a la sociedad costeña a que cierre filas alrededor de la funcionaria de Enel. “Si los sandinistas no cambian su actitud, el pueblo les va a pasar la cuenta en las próximas elecciones”, advirtió.
En tanto, el ex alcalde Arana se preguntó: ¿Cómo el procurador auxiliar de la República para la RAAS, Antonio Ortiz, puede defender los intereses del Estado si firma una carta en la que piden la cabeza de una funcionaria que está velando por los intereses de una institución pública?
Por su parte, el profesor Hugo Sujo deploró que la inspectora del Ministerio del Trabajo en la RAAS, María Miranda, haya firmado la polémica carta; “al pedir la purga de una funcionaria ella misma se está deslegitimando como una garante de los derechos de los trabajadores. Por principios la señora Miranda debería renunciar a su cargo”, apostilló Sujo.

Estoica
La todavía delegada de Enel en Bluefields, Noelia Estrada, dijo que ella solamente estaba cumpliendo con su deber. “No soy militante del FSLN, pero sí sandinista, igual que mis padres que lucharon para que yo fuera libre”.
“No me arrepiento de haber actuado como tenía que hacerlo según las normativas de mi trabajo, y ocuparé el cargo hasta que me notifiquen mi despido”, concluyó Estrada, quien le recomienda a su detractor, César Quinto, máximo dirigente del FSLN en la RAAS, que se dedique a trabajar para que su partido no vuelva a perder las elecciones en esta región.