Nacional

Buscan en Paraguay restos de Hugo Irurzún

* Fue la única baja del comando dirigido por Enrique Gorriarán Merlo, que perpetró la acción el 17 de septiembre de 1980 * Forenses paraguayos y argentinos excavan en fosas comunes y analizan tres cuerpos * Justicia argentina empeñada en cumplir con pedido de familiares de identificar y repatriar sus restos

ASUNCION / Agencias

Forenses paraguayos y argentinos iniciaron este martes la búsqueda de los restos del guerrillero argentino Hugo Alfredo Irurzún, muerto a manos de la policía política paraguaya en 1980, tras participar en el atentado que acabó con la vida del ex dictador nicaragüense Anastasio Somoza Debayle.
“Se hizo una excavación que llegó hasta aproximadamente 1.80 metros, donde fueron localizados varios restos superpuestos, en tres niveles de fosas comunes. Son como tres cuerpos que serán analizados”, explicó a la AFP el forense paraguayo Carlos Portillo.
Dijo que como Irurzún era un hombre de 1.90 de estatura será más fácil identificar sus restos óseos en la excavación que culminará hoy miércoles.
A la exhumación de restos asistieron el embajador argentino en Paraguay, Rafael Romá, funcionarios de la legación diplomática y humanistas paraguayos encabezados por Martín Almada, descubridor de los archivos policiales de la dictadura del general Alfredo Stroessner, e integrantes de la Comisión Verdad y Justicia de Paraguay.
El director de Asuntos Internacionales de la Fiscalía, Juan Emilio Oviedo, dijo a periodistas que buscaron los restos de Irurzún en una fosa común en el Cementerio del Este de Asunción, gracias a nuevas pistas que indican que el argentino fue enterrado en ese lugar el 17 de octubre de 1980.
La diligencia en el cementerio comenzó a primera horas de la mañana de ayer y, de acuerdo con los investigadores, puede durar al menos tres días. Irurzún fue la única baja en el comando del argentino Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), que al mando del fallecido Enrique Gorriarán Merlo perpetró el atentado que el 17 de septiembre de 1980 cobró las vidas de Somoza Debayle, su chofer y un empresario estadounidense.
Oviedo, quien no descartó que los restos hallados pueden ser de víctimas de la dictadura del general Alfredo Stroessner (1954-89), señaló que éstos serán analizados primero en la Morgue Judicial de Asunción. Explicó que la diligencia responde a un exhorto de la justicia argentina “que tiene un tinte humanitario, ya que son los familiares de Irurzún los que reclaman el cuerpo”.
Los primeros trámites para buscar en Paraguay los restos del militante del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) fueron solicitados en 2000 por su viuda María Cristina Bolatti. Para ello contó con datos proporcionados por un sepulturero jubilado, quien aseguró haber enterrado a Irurzún por orden de policías que lo transportaron hasta el cementerio del Este, en el límite de Asunción, donde él trabajaba.
Oviedo indicó además que esas tareas se enmarcan en una investigación “que lleva más de ocho años y que busca esclarecer el paradero y las causas de la muerte” del argentino. El funcionario del Ministerio Público precisó que en el marco de ese proceso ya fueron llamadas a declarar “alrededor de 20 personas, entre ellas varios ex policías que figuran como los que ejecutaron la detención de Irurzún”.
El objetivo de la justicia argentina “es cumplir con el pedido de identificar y repatriar los restos de Irurzún. Ojalá tengamos suerte y se cumpla con el deseo de sus familiares”, afirmó el embajador Romá a periodistas.

Capturado con vida y torturado
El argentino habría sido tomado con vida, torturado y muerto antes de ser presentado a la prensa al día siguiente del atentado que conmocionó a Paraguay.
Los antecedentes indican que Irurzún --alias Capitán Santiago-- integraba el comando del ERP, liderado por Gorriarán Merlo, quien declaró a medios argentinos en 1995 que Irurzún fue herido de bala en el atentado, y fue el único del comando que no pudo abandonar Paraguay.
Además, según el jefe del grupo, Irurzún murió en el Departamento de Investigaciones de la Policía en Asunción, por causa de las torturas sufridas. El propio Gorriarán, quien murió hace un año en su país, había declarado que Irurzún disparó con una bazoca contra el automóvil blindado en el que se desplazaba Somoza en una avenida residencial de Asunción.
“Mientras veo que mi compañero está en el suelo sacando un cohete y colocando el otro, yo, que tenía un fusil M-16, tiré todo el cargador: los 30 disparos”, completó.
De no ser identificados los fragmentos óseos del guerrillero, serán trasladados a Argentina para comparar el ADN con el de un hijo de 33 años que vive en Rosario (este). En los trabajos de excavación participan miembros del Equipo Argentino de Antropología Forense.