Nacional

Kamusi “se pasmó”


Las negociaciones con la misteriosa empresa panameña Kamusi Investment S.A. fueron oficialmente suspendidas por el gobierno sandinista, informó ayer el ingeniero Ernesto Martínez Tiffer, Presidente de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL).
“Han sido suspendidas, precisamente por la preocupación de la empresa de Panamá. Ustedes vieron los medios nuestros, que salieron en las publicaciones. Entonces, están temerosos y están suspendidas las conversaciones con ellos.
No sabemos (si reiniciarán), depende si tiene interés la compañía o si no tiene”, dijo Martínez Tiffer.
El funcionario compareció ayer por la tarde ante la Comisión de Infraestructura y Servicios Públicos de la Asamblea Nacional y admitió por fin “pláticas” con la compañía canalera, y reconoció que el “cargo fijo por potencia puede ser en este caso que esté un poco alto”.
Confidencial y EL NUEVO DIARIO revelaron a inicios de septiembre pasado que la actual administración pretendía firmar con Kamusi un contrato de asociación en participación para la adquisición de 120 megawatts, a pesar de que la empresa ofrecía un precio por potencia mayor que el del mercado.

No se conoce a socios, dice
Ayer Martínez Tiffer se negó reiteradas veces a develar quiénes están verdaderamente detrás de Kamusi Investment S.A., ya que dijo desconocer a los socios de la firma, lo cual, extrañamente, consideró como “lo más normal del mundo”.
END: Por ética le pregunto: ¿por qué buscaron el precio por potencia más caro?
“Usted está preguntando cosas sin ninguna base, compañero periodista”.
END: Hay un borrador de contrato que revela ese precio. ¿Lo niega también usted?
“Mire, puede haber borrador de contrato, no quiere decir nada, las propuestas pueden ser de cualquier tipo… Si usted me dijera que hay un contrato firmado…”

Ahora sí admite gestión ante Contraloría
El gobierno solicitó a la Contraloría --por medio de una carta fechada en junio pasado-- contratar sin licitar a Kamusi para adquirir las plantas energéticas que generarían los 120 megawatts, los cuales al final serían ejecutados por otras dos empresas: Can-American Inc. y Alstom Power Rental.
Pero Martínez Tíffer negó tal gestión a inicios de septiembre, a pesar de la misiva firmada por su puño y letra. Su respuesta en esa ocasión fue: “No existe compañía panameña. No existe”.
Ayer el funcionario se vio obligado a reconocer todo: “Nosotros preguntamos tanto a la Procuraduría como a la Contraloría: ¿Puede el Estado de Nicaragua a través de su empresa eléctrica hacer una asociación en participación? ¿Qué significa esto? Que dentro de siete años de operación las plantas pasan a ser propiedad de Nicaragua”.
END: ¿Quiénes son los socios de Kamusi en Panamá?
“No sé, nosotros no andamos averiguando”.
END: ¿Pero no es justo y necesario para el país que Nicaragua conozca quiénes están detrás de esta empresa?
“Por supuesto que es justo y necesario. En su momento lo vamos a decir”.
END: ¿Pero por qué ese secreto, si todos tenemos derecho?
“Porque yo no conozco a los socios de Kamusi”.
END: ¿Cómo no los va a conocer y va a tener una firme intención de contratar?
“Pero es que es lo más normal del mundo. Yo les ponía a ustedes el ejemplo de Coastal, de la Planta Nicaragua.
Coastal es una compañía holding que está detrás de la compañía que se hizo en Nicaragua para comprar la Planta Geosa. Eso es normal, eso existe en todas partes del mundo, las compañías que ustedes dicen de papel, eso existe”.
Es lo más normal del mundo hacer una empresa para negociar, pero ¿quiénes están detrás?
(Risas). ¡Qué problema este!
Martínez Tiffer reveló que si la compañía panameña presenta una mejor oferta a la que presentó originalmente podrían contratarla. Señaló que actualmente no hay otro ofrecimiento.
De acuerdo con el borrador del contrato con Kamusi esta compañía ofrece un precio de potencia fija de 36 dólares el kilovatio mes, cuando el costo más alto en el mercado es de unos 17 dólares.
Sin embargo, Martínez Tiffer justificó: “No es lo mismo pagar 17 dólares por cargo fijo con un contrato a 15 años de plazo, que un contrato por cargo fijo que significa lo que les decía yo: la amortización, la utilidad, el costo de operación y mantenimiento en 7 años”.

Panamá: No hay comunicación oficial
Ayer llamamos por teléfono a Carlos Eugenio Carrillo, representante de Kamusi en Panamá, quien dijo que sus clientes no tienen una comunicación oficial sobre la suspensión de las negociaciones con el gobierno nicaragüense.
“Si el gobierno de Nicaragua va a suspender para ponernos otras condiciones o pedirnos otras alternativas, nosotros las consideraríamos. Preocupa la seguridad jurídica en una contratación de esta naturaleza, voy a instarles a mis clientes que le pidan a Nicaragua que formalicen cuál es la posición final”, dijo Carrillo.

Lo que dijo ante los diputados
Martínez dijo ante los diputados que la propuesta de Kamusi era tentadora, porque fue la única empresa que no pidió garantía al Estado para su inversión. Ningún diputado le preguntó acerca de los socios de Kamusi, la sede de la empresa y el origen del capital.
Según Martínez, la firma panameña no vendería la energía más cara y reconoció que su rendimiento sería de unos 17.5
kilovatios/hora por galón de bunker, lo que lo hacía una “energía relativamente barata”.
Afirmó que el tema se mantuvo en secreto por solicitud de los mismos representantes de Kamusi, argumentando que si se divulgaba la intención de un contrato las empresas de la competencia podrían reclamar e intentar una negociación con el gobierno. Dijo que de las negociaciones tuvo conocimiento el presidente ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), David Castillo, y que le habría comentado que la oferta de Kamusi era ideal para ayudar a resolver el problema energético.

Con la colaboración de Mauricio Miranda