Nacional

Procesan a dos doctoras por presunta negligencia


Lizbeth García

Una muy singular manifestación protagonizaron ayer los médicos del Hospital “Fernando Vélez Paiz”, quienes se hicieron presentes en los juzgados con sus gabachas blancas puestas, para apoyar sin paros ni consignas a dos colegas remitidas a juicio por homicidio culposo, porque presuntamente “le picaron” el intestino a una paciente cuando la estaban esterilizando, y ésta murió seis días después.
“Yo lo que quiero es que la ley les de prisión, pero también tiene que haber una indemnización para mis ocho niños, pero será la justicia la que va a decidir”, dijo José Manuel Selva, marido de quien en vida fuera la costurera Blanca Flores Peralta, de 33 años.

No quería más hijos
“Manuel, yo me quiero operar para que nos ayudemos”, fueron las palabras de Flores a su esposo, quien apenas gana 850 córdobas como operario de limpieza en la Alcaldía de El Crucero.
El último de sus ocho hijos nació en abril y ahora tiene cinco meses. Selva recordó que le dijo a su mujer que no se operara, pero tras analizar bien las cosas dio “el sí”, de forma tal que el cinco de junio ella se vino para el “Vélez Paiz”, donde al siguiente día, el seis de junio, fue operada por Jamileth Fátima Montenegro, de 31 años, y María González Martínez, de 43.

Pálida y deshidratada
La doctora Montenegro realizó la operación el seis de junio junto a González, quien era la primera ayudante, según nota operatoria que revela que la paciente fue dada de alta ese mismo día, pero el nueve de junio fue ingresada otra vez en el hospital porque estaba pálida, deshidratada y le dolía el vientre, explica la acusación que la fiscal Karen Santamaría presentó en el Juzgado Séptimo Local ayer.
La paciente fue traslada e ingresada en grave estado al Hospital “Antonio Lenín Fonseca” el 9 de junio, donde le hicieron una primera operación que duró dos horas porque tenía 1,500 cc (litro y medio) de líquido intestinal en el abdomen por perforación de 4 centímetros del intestino delgado.
Como la paciente seguía mal porque tenía líquido purulento en el abdomen, el 12 de junio fue intervenida de nuevo en la mañana, pero a las doce de la noche murió por falla multiorgánica derivada de shock séptico (una infección grave) por perforación del intestino delgado.
La acusación indica que la causa básica de la muerte fue por el procedimiento quirúrgico de esterilización a que fue sometida la paciente por parte de las acusadas, “que actuaron con negligencia y no presentaron el debido cuidado dentro de sus responsabilidades dentro de la operación quirúrgica”.
¿Cuál fue la negligencia?, preguntó durante la audiencia el abogado Marvin Sebastián Arias, quien señaló que la acusación no era clara ni específica en cuanto a este punto.
La defensa le pidió a la juez María Mercedes Rocha que ordene a la Dirección de Auditorías Médicas del Ministerio de Salud, y al Hospital “Fernando Vélez Paiz”, que les entreguen el informe de auditoría médica, y los estudios que hizo el personal de la Clínica de Imágenes el 30 de junio de 2007, “en el cual este laboratorio emite su criterio sobre la causa del deceso”.
La defensa prácticamente denunció durante la audiencia inicial que no hay igualdad procesal, porque la Fiscalía no le ha dado acceso a la prueba de descargo, pero la juez no dio lugar al recurso de reposición del auto, mediante el cual programó el juicio para el 17 de octubre, porque no se han violentado los derechos de las procesadas, quienes desde ayer se encuentran bajo medidas alternas a la prisión, pero tienen prohibido salir del país y tienen que llegar a firmar ficha de control de procesadas todos los miércoles.
Valga decir que éste es el segundo caso de negligencia médica que llega a los juzgados este año. El primero fue el de la anciana que murió tras caer de una cama del Hospital “Roberto Calderón”, pero ha habido tres denuncias más sobre supuestas negligencias médicas que aún no llegan a los tribunales.