Nacional

Despido pende sobre delegada de ENEL

* Funcionaria cayó en desgracia por dejar en tinieblas un hospital oftalmológico que se construye en la cabecera de la RAAS * Ella asegura que el inmueble es de la Juventud Sandinista y está moroso con la tarifa eléctrica

Heberto Jarquín

Bluefields / RAAS

El despido inminente pende como una espada de Damocles sobre la delegada de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (Enel) en Bluefields, Noelia Estrada Hansack, quien cayó en desgracia con las máximas autoridades del FSLN porque aplicó el alicate al edifico en construcción que albergará un hospital oftalmológico donado por Cuba.
La suspensión del servicio energético al futuro hospital de la vista, conocido como la obra emblemática del gobierno sandinista en la RAAS, se produjo el jueves por una supuesta mora de 4 mil córdobas en concepto de electricidad a nombre de la Juventud Sandinista 19 de Julio, administradora del inmueble.
Inmediatamente, el secretario regional del FSLN y coordinador de los Consejos del Poder Ciudadano en la RAAS, César Quinto Gómez, y otros dirigentes rojinegros, se movilizaron para exigir la reconexión de la electricidad, incluso amenazaron con hacerlo ellos mismos.
El viernes se pronunciaron el mismo Quinto, el director del Silais en la RAAS, doctor Ricardo Taylor, y el delegado de Gobernación Jimmy Henríquez, quienes exigieron la destitución de Estrada a pesar que la electricidad fue reconectada en el hospital en construcción.

¿Estado-Partido?
Un funcionario de ENEL que omitió su nombre por temor a represalias, dijo que la nomenclatura sandinista de la RAAS le pasaría la cuenta a la delegada de ENEL porque había mandado a suspender el servicio al máximo dirigente sandinista en esta zona, César Quinto, por una mora de tres meses en el pago de la electricidad.
En tanto, Nohelia Estrada admitió que también había caído en desgracia con Quinto porque se ha negado a aportar el 10% de su salario en concepto de cotización obligatoria al FSLN.
Varios analistas costeños se preguntaron por qué estaban construyendo un hospital en un inmueble que le pertenece al ala juvenil del FSLN. El representante de esa agrupación, Óscar Aburto, respondió que por la premura para aprovechar la donación cubana de equipos para el hospital oftalmológico, decidieron “prestar” su sede.
Este argumento del dirigente de la Juventud Sandinista es rechazado por muchos costeños que lo comparan con el caso del albergue para ancianos que promovió la ex primera dama María Fernanda Flores de Alemán, que terminó convertido en un centro de atención para gente adinerada.