Nacional

Usuarios sólo esperan el golpe

** Todos parecen entenderse, todos parecen tener la razón, pero al final el pueblo está manos arriba

Luis Alemán

Mientras los empresarios del transporte difieren sobre el porcentaje de incremento en el pasaje que demandarán al Ministerio de Transporte e Infraestructura, los usuarios enfrentan la incertidumbre sobre qué tanto será el golpe que recibirán sus escuálidos bolsillos. Lo que si está claro es que no hay manera para capear el impacto.
No hay un criterio unificado sobre el porcentaje en que debe incrementarse el pasaje del bus interurbano en todo el país. Mientras transportistas del norte, centro y atlántico propusieron el 20 por ciento de incremento, los del sur prefieren no levantar expectativas y esperar los resultados en la negociación con el MTI, según lo afirmó Daniel Canales, representante de los dueños de buses en Carazo.
Antonio Betanco, Presidente de la Federación de Transporte Colectivo de Nicaragua (Fetracolnic), aseguró que lo más indicado sería el porcentaje unificado. Ese porcentaje se aplicaría a cada corredor de acuerdo con las normas establecidas por el Ministerio de Transporte e Infraestructura con parámetros como distancia, oferta, banda. “La idea es buscar una conclusión que sea beneficiosa para todos”, indicó.
Daniel Canales, que integra la comisión técnica formada por transportistas de Carazo y el Director General de Transporte Terrestre del MTI, prefiere guardar reservas sobre los porcentajes. “No quiero aparecer como mentiroso”, aseguró, tras explicar que no se trata de “una simple relación matemática”.
Aumento considerable
Un incremento del 20 por ciento en los costos del pasaje implicaría que en el caso de la ruta hacia Matagalpa, que actualmente tiene un valor de 35 córdobas, su nuevo costo sería de 42. Mientras que los usuarios de los corredores Jinotepe-Managua que pagan 17 córdobas por trasladarse hasta la capital, tendrían que pagar ahora 20 córdobas.
La idea que según Betanco tiene la Federación del Transporte Colectivo, es la de formar una “pata de gallina” con los usuarios, el Ministerio de Transporte e Infraestructura y los empresarios del transporte. “Que un poco pusiera el usuario, nosotros otro poco y la institución otro poco, para formar la pata de gallina”. La propuesta ideal para los transportistas es de un 28 por ciento, pero según Betanco, “en una negociación tendríamos que ver cómo acomodarnos”.
Gonzalo Salgado Soza, directivo de la Red de Defensa de los Consumidores, no ve con buenos ojos aplicar un porcentaje unificado para valorar cuál será el nuevo costo del pasaje interurbano. “Recordemos que hay modelos de servicios independientes”, afirma Salgado, quien aseguró que la Red de Consumidores reconoce la necesidad de una revisión del costo del pasaje, pero mediante una negociación “transparente, amplia, honesta y con las cifras reales”.
“No se puede pedir un ajuste del costo por igual a una ruta ordinaria como a la ruta expresa”, indicó el dirigente de los consumidores, quien explicó que los ordinarios recogen pasajeros en todo el camino, pero los expresos a pesar de salir de la terminal a su destino final, “siempre van recogiendo pasajeros en el camino y, por lo tanto, van a tener utilidades extremas”, indicó.
Suspensión temporal
Daniel Canales, directivo de los transportistas de Carazo, confirmó que el trabajo de la mesa técnica que instalaron con el MTI fue suspendido entrada la media noche del pasado viernes, “sin tener cifras específicas de las tarifas”, pero reconoció que lo importante es que tanto el MTI como ellos han demostrado la voluntad para negociar.
“El gobierno ha demostrado su voluntad porque sabe la realidad de la cartera del transporte. Los gobiernos anteriores fueron irresponsables al montar empresas sobre empresas, saturando los corredores, que al final impusieron el desorden”, aseguró Canales.
Detalló que durante las negociaciones se encontraron contradicciones entre las hojas de cálculos que presentaron tanto los transportistas como el MTI. “No podemos hablar de cifras, la revisión de hojas de cálculo por cada especialidad es lenta, pero hay avances”, señaló.