Nacional

Ataque de Cabezas a auditora levanta polvo en Contraloría


El sindicato de auditores y asesores legales de la Contraloría General de la República (Sindaasep-CGR), así como el cuerpo de auditores y asesores en general, protestaron por las aseveraciones que hizo el procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas, en contra de la auditora Silvia Carballo, a quien señaló de estar parcializada en su contra y de procurar señalarlo con propósitos “ilícitos”.
Una carta enviada el pasado 27 de septiembre a los contralores colegiados, por los trabajadores del ente fiscalizador, fue el canal utilizado para rechazar los señalamientos de Cabezas, cuya gestión es revisada por la Contraloría.
El pasado 7 de septiembre, Cabezas solicitó a los colegiados el retiro de la auditora Silvia Carballo Granados, encargada de la auditoría a su gestión, indicando que “la funcionaria actuante está facilitando la interferencia o están siendo interferidas por terceros intereses ajenos a los lícitos propósitos de una auditoría gubernamental”.
“Por medio de nuestras firmas nos mostramos y respaldamos a la licenciada Silvia Carballo Granados y rechazamos los señalamientos desacertados del señor Procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas Lacayo”, dice la carta de la cual EL NUEVO DIARIO tiene una copia.
“Nosotros --agregan-- conocemos la calidad ética y profesional de la Lic. Carballo, de su trato respetuoso y actitudes responsables demostradas por más de ocho años sirviendo a la Contraloría General de la República”.
“Me veo obligado a pedirles el retiro de la Lic. Carballo Granados, y su reemplazo; y celosa selección de los nuevos funcionarios que deben sustituirle, asegurando que poseen el profesionalismo inherente y condición para el desempeño de tan noble y sensible función”, señaló Cabezas en su carta.
La administración de Cabezas es auditada por la Contraloría, porque se ha encontrado malos manejos de fondos públicos hasta por 2.2 millones de córdobas en 2005. Según información extraoficial obtenida por EL NUEVO DIARIO, la auditoría se encuentra avanzada en un 75 por ciento, y podría estar lista para ser fallada en la primera quincena de noviembre.
Los auditores solicitaron a los contralores que investiguen, analicen y resuelvan este caso con estricto apego a las normas que rigen su actuar como profesionales “y no por el malestar del funcionario de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos”.
“Creemos que las aseveraciones del señor Cabezas Lacayo han empañado públicamente la imagen profesional y herido sensiblemente la dignidad de persona de la licenciada Carballo, quien se merece que se dé a conocer de la misma manera el respaldo del que goza a nivel interno en la CGR”, concluye la carta firmada por 80 trabajadores del ente fiscalizador.