Nacional

“Déjenme en paz con mi marido”

* Asegura que está enamorada de su esposo y que lamenta que la hayan separado hasta de sus padres * Denuncia maltratos y hasta golpizas de delegada de MiFamilia

Sofía, la niña de 12 años que contrajo matrimonio con un hombre de 37, pidió a las autoridades del Ministerio de la Familia, Niñez y Adolescencia, la
dejen “ser feliz al lado de su esposo”, en carta hecha llegar a END.
Sofía envió a la redacción de EL NUEVO DIARIO una carta, presuntamente escrita de su puño y letra, en la que relata lo que ella considera fue “la separación de sus seres queridos”, cuando personal del Ministerio de la Familia en Jinotega la separó de sus papás y de Marvin Antonio Blandón Castro, el hombre con quien fue casada por el abogado Óscar López Zelaya.
La niña, quien se encuentra oculta desde que el pasado 27 de agosto, en un descuido de quienes la cuidaban, logró escapar del Centro de Protección Especial “Guadalupe”, en Matagalpa, y ahora pide en la carta “que la dejen vivir en paz” al lado de su marido.
Enamorada de su esposo
“Por favor entiendan que estoy enamorada de mi esposo y lo único que quiero es ser feliz a su lado y que ya nos dejen en paz”, dice el documento de dos páginas que al final tiene un dibujo de un corazón con el lema: “Sofía y Marvin”.
En la carta, supuestamente escrita por Sofía, la niña asegura que Katy López, delegada del Ministerio de la Familia en Jinotega, la golpeó varias veces y la obligó a firmar un documento que ella nunca logró leer.
“La señora Katy me agredió y me dijo barbaridades, me haló el pelo y me pegó una cachetada, me hizo muchas cosas, no sólo eso, cosas peores”, describe la menor en la carta.
Entre otras cosas, Sofía relata las veces que logró escapar de los tres centros de protección donde el Ministerio de la Familia la recluyó, asegura que primero estuvo en un hogar llamado Maranatha, ubicado en la ciudad de Jinotega donde la llevaron el 17 de julio, un día después que “me quitaron de los brazos de mis padres y mi esposo en contra de mi voluntad”.
Afirma que en ese hogar no comió ni tomó líquido durante dos días y por esa razón se desmayó. “Yo pedí ver a mis padres y a mi esposo, lo cual la señora Katy me los negó”, indica.
El 18 de julio logró escapar del hogar Maranatha pero después de caminar varias horas fue encontrada por la delegada de MiFamilia, la señora Katy López, quien, según la niña, la golpeó.
Un peregrinaje
El 20 de julio fue trasladada a la ciudad de Matagalpa a las aldeas S.O.S., donde asegura que la delegada de MiFamilia “me echó a una chavala para que me golpeara, por lo que ella no podía seguir golpeándome, porque yo le dije que la iba a denunciar”.
Describe que el 20 de julio fue llevada al centro Guadalupe, siempre en Matagalpa, donde, según la niña, fue sometida a presiones para que firma un “papel que ellas no me permitían” leer.
Asegura que también la obligaron a practicarse exámenes físicos. “Ellas me decían que me dejara hacer los exámenes pero siempre pedí la presencia de mis padres y ellas me lo negaron”.
“Me tenían loca, porque me decían que yo no iba a volver a ver a mis padres ni a mi esposo, y que mi esposo estaba preso y que yo ya no les interesaba a mis padres”, relata.
Sofía explica que los exámenes a que fue sometida por una forense le dolieron mucho, “lloré y les dije que me dejaran en paz”.
Finalmente, Sofía señala que “mi único interés de publicar está historia es para pedirles que por favor entiendan que estoy enamorada de mi esposo y lo único que quiero es ser feliz a su lado”.
EL NUEVO DIARIO consultó sobre la carta al Ministerio de la Familia, pero no fue posible obtener respuesta alguna porque en horas de la tarde ya no había nadie trabajando en ese ministerio.