Nacional

Empresarios salvaron barcos y abandonaron a sus marinos


Luis Alemán

Buena parte de las víctimas del huracán “Félix” en la zona de los Cayos Miskitos eran trabajadores de empresarios de la pesca que los obligaron a quedarse cuidando sus propiedades, mientras ellos se fueron con sus barcos lejos de la zona que sería afectada, revela una investigación que realizó la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos.
La misma investigación asegura que se registraron robos de granos básicos de parte de líderes de los barrios, quienes se llevaron cerca de 45 quintales de alimentos, y también se conoció que parte de la donación, como frazadas y colchones, aparecieron vendiéndose en el mercado local.
Deborah Gail Grandison, Procuradora de la Mujer y quien encabezó la delegación de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos que permaneció en Bilwi fiscalizando la entrega de alimentos y medicinas, aseguró que se logró confirmar que a pesar que se informó a la población sobre el desastre, la movilización de las personas a los albergues para el resguardo de sus vidas no fue con la premura ni el tiempo necesario para evitar daños a la vida humana.
Faltó humanismo
Grandison aseguró que los mismos pobladores de los Cayos Miskitos denunciaron que los dueños de los acopios en los Cayos “dejaron a sus trabajadores cuidando sus propiedades mientras que ellos se trasladaron a sus casas en Bilwi”.
“Fue una falta de humanismo”, dijo la Procuradora de la mujer, quien también confirmó que durante su visita en Bilwi la población denunció que las empresas de acopio y dueños de barcos con capacidad suficiente para evacuar cantidades de personas, en vez de ayudar en la evacuación, sacaron sus barcos a zonas seguras. “Los dueños de barcos salieron hacia Bluefields, Corn Island y Monkey Point a resguardar sus embarcaciones del huracán Félix”, señaló.
Mencionó barcos como Copes Charlei, Barington Muller, Maricasa, Aclamar y Promanic, cuyos propietarios los resguardaron en vez de ponerlos a la orden para la evacuación.
“Mar Azul fue el único que transportó a 250 personas de los Cayos”, aseguró la Procuradora, quien destacó que marinos dueños de pangas contribuyeron al traslado de evacuados.
La Procuradora de la Mujer anotó que cuatro líderes de barrios que fueron asignados para ayudar a la distribución de alimentos a los damnificados, se aprovecharon de la situación y se los robaron.
“Hay una persona de apellido Panting que se encuentra detenido en la Policía”. 45 quintales de alimentos fueron desviados, según lo confirmó la doctora Grandison.