Nacional

Acusado junto a Fiallos aparece y pide “cacao”


Lizbeth García

Una de las tres personas a las que la Juez Sexto Penal de Audiencias, Gertrudis Arias, mandó capturar para obligarlas a responder por malversación de caudales públicos y peculado en perjuicio de Correos de Nicaragua mandó un escrito informando que ya está en el país para enfrentar la justicia, pero está solicitando que se revoque la orden de arresto que existe en su contra.
El acusado es don Alejandro Moncada Castillo, quien por medio de su abogado le solicitó a la juez una audiencia especial para presentar documentos que revelan que si salió del país y no compareció cuando lo citaron fue porque tenía problemas cardíacos.
La semana pasada, la Juez Arias declaró en rebeldía a Moncada, Gisella Teresita Méndez Quintana y a Alejandro Fiallos, ex director de Correos de Nicaragua, cuyos asesores legales hasta ayer no habían presentado ninguna petición para revertir la orden de captura internacional que existe en su contra.
Fiallos, Méndez y Moncada fueron acusados junto a nueve personas más por la supuesta autoría de malversación de caudales públicos y peculado hasta por 890 mil 691 dólares, pero no se ampararon como lo hicieron otros ocho ex funcionarios de Correos fe Nicaragua acusados. De todos los señalados, sólo uno está remitido a juicio.
A petición de la Procuraduría y del Ministerio Público, la semana pasada la Juez giró oficio a la Policía Internacional (Interpol), para que una vez que ubicaran a Fiallos, a Moncada y a Méndez la Fiscalía pidiese su extradición para obligarlos a responder la acusación.
Fiallos salió de Nicaragua el doce de julio. Vía telefónica dijo que estaba en Washington denunciando la violación de sus derechos humanos ante la Comisión Internacional de Derechos Humanos, en tanto que Méndez Quintana se encuentra en California por problemas de salud.
El ex director de Correos se ha defendido de la acusación argumentando que se trata de una trama política orquestada por Arnoldo Alemán y Daniel Ortega.
La acusación refiere que cuando Fiallos llegó a Correos de Nicaragua, el 9 de agosto de 2002, tuvo conocimiento de la existencia de una cuenta confidencial en dólares, de la que supuestamente se benefició al igual que los otros ex funcionarios acusados hasta que finalizó su periodo, el 23 de marzo de 2003.