Nacional

Buseros aterrorizaron en carretera a Carazo

* Desmontan tranque a cambio de ver tarifas en “mesa técnica” * Pero antes insultaron a usuarios y agredieron a periodistas * Pobladores tienen la sensación de que se saldrán con la suya

Buseros de Carazo que ayer paralizaron su “servicio” bloquearon la carretera hacia Managua y agredieron salvajemente a dos periodistas, demandando aumentar el pasaje de 16 a 27 córdobas, así como el cese de los operativos del MTI y la Policía contra el mal estado de los buses, acordaron con el MTI al final de la tarde desmontar el paro a cambio de la instalación de una “mesa técnica” integrada por ambas partes, a espaldas de los usuarios, “para analizar el problema de la tarifa”.
El acuerdo para desmontar el paro se produjo al final de más de diez horas de caos total en el departamento de Carazo por parte de tres cooperativas, una de ellas denominada “Granma”, cuyos socios y dirigentes la emprendieron contra la población indefensa y periodistas que desde tempranas horas se desplazaron a los tranques para informar lo que estaba sucediendo.
Reportes de la Policía indican que eran al menos 200 los buseros que protestaban por los operativos que desplegaron el Ministerio de Transporte y la misma Policía, para preservar, en primer lugar, la vida de los usuarios y la seguridad de los choferes.
Sin embargo, la demanda que con más énfasis enarbolaban los buseros tiene que ver con la solicitud de un incremento en la tarifa del pasaje de Jinotepe a Managua, que en la actualidad se mantiene en 16 córdobas y según los transportistas debe pasar a 27, porque no es justo, según afirman, que el pasaje a la capital siga siendo subsidiado por los dueños de las unidades.
Los socios de Granma, Codevo y Sapasmapa, entre otras cooperativas, decidieron trancar las carreteras en el kilómetro 31 de la Carretera Sur y en el barrio La Cruz, salida a San Marcos, donde taxistas que transportaban pasajeros a Managua fueron obligados a retroceder, y los pasajeros quedaron en el camino a merced de la arrogancia de los buseros que se dieron a la tarea de ponchar llantas a vehículos particulares, golpearon a varios pasajeros, y en una actitud hostil, la emprendieron contra los periodistas, a quienes acusaron de atizar el fuego contra los buseros.
Uno de los colegas agredidos fue el corresponsal del Diario Hoy en Carazo, licenciado Jonathan Rivera Espinoza, a quien socios de la cooperativa Granma, arrinconaron en el sector conocido como “La Danta”, poco después de las siete de la mañana de este jueves, y tras insultarlo lo botaron y lo patearon en la espalda.
“A como pude me cubrí el rostro y la cámara digital, porque me la querían quitar”, dijo el periodista al denunciar la agresión en la Policía de Jinotepe.
Agresor se lava manos
Rivera, quien fue respaldado este jueves por miembros del Colegio de Periodistas y de la Unión de Periodistas de Nicaragua de Carazo, dijo haber identificado a Douglas Blanco, de la cooperativa Granma, como uno de los agresores, mientras este señor al comunicarse con un canal televisivo capitalino negó los señalamientos y expresó que tiene días de estar en la capital, por lo que prometió aclarar su situación en la Policía tan pronto como regrese a Jinotepe.
Rivera, cuyo vehículo fue abollado por los mismos transportistas, dijo que el propio presidente de la Granma, don Ismael Blanco, días antes de la agresión, le había advertido que se anduviera con cuidado.
Poco antes del medio día, en el mismo sitio, el periodista Alfonso Flores, del Canal 2, y su camarógrafo, Rubén Castro, fueron rodeados por buseros agresivos, quienes los acusaron de predisponer a la población contra ellos --como si hubiera necesidad de eso-- y acto seguido, un busero identificado como David Baltodano, mejor conocido por el remoquete de “El Mudo”, agredió a puñetazos al camarógrafo Castro, quien llegó a la Policía aún sangrando en el rostro y con la frente golpeada.
La vocera de la Policía en el departamento de Carazo, Subcomisionada Marisol Aburto, lamentó las agresiones a los periodistas y dijo que conforme el procedimiento, ambas denuncias están siendo tramitadas.
La población que tuvo que caminar, correr y en casos de suerte viajar al “raid”, demandó de las autoridades una pronta solución a este problema, y también un comportamiento civilizado de los buseros que, además de toda la mala fama que cargan, ahora hasta agredieron directamente a la población al no permitir que circularan las unidades cuyos dueños desean trabajar, y de paso arremetieron también contra los periodistas que sólo cumplen con la tarea de informar.
Otros dirigentes de cooperativas, como el presidente de la Cootraus, don Armando Ruiz, aseguraron que por prudencia no sacaron los buses a trasladar a la población, pues lo de ayer apenas fue un comienzo de posibles jornadas violentas, como lo han advertido los huelguistas, aunque dijo que la solicitud de incremento de tarifa es legítima y que las cooperativas que no están en paro la respaldan.
El delegado del MTI, Everth López, confirmó que en Managua, ya entrada la tarde, funcionarios del MTI estaban reunidos con los presidentes de las cooperativas de Carazo en procura de un arreglo, pero que los presidentes no aceptaban el estudio previo para autorizar nuevas tarifas, sino que por la fuerza quieren que el gobierno les autorice el cobro de los 27 córdobas que solicitan.
De las negociaciones en Managua, resultó que el paro fue desmontado después que el MTI y los buseros acordaron instalar una mesa técnica para analizar el tema de la tarifa, que no dará una resolución “de fin de semana”, porque son numerosos los aspectos a considerar para tomar una decisión.
Sin embargo, en tono desafiante, el vocero de los buseros dijo que el tema de la tarifa se resolverá a como dé lugar durante el fin de semana. La población indefensa, por su parte, teme que el aumento desproporcionado sea una realidad inevitable, ya que al negocio de los buses, por todo el país, también se han metido dirigentes de los principales partidos políticos, altos oficiales de la Policía y del Ejército, militares retirados, funcionarios públicos y diputados de la Asamblea Nacional.
“El lunes amanecemos pagando un montón de dinero por el pasaje, te lo aseguro y apuesto que así será”, manifestó un usuario que pidió la omisión de su nombre.
Los funcionarios públicos a cargo del Transporte, por su parte, se siguen haciendo los duros, y concretamente el ingeniero Rafael Castillo, Director de Transporte Terrestre del MTI, continúa afirmando que no habrá alza de tarifas en los próximos días, y que otro punto que los buseros reclaman, es decir, la suspensión de los operativos del MTI y la Policía contra el mal estado de las unidades, “es algo que no será concedido. Las regulaciones seguirán y nosotros no renunciamos a ellas”, enfatizó al funcionario, al referir que con el operativo “Cero Tolerancia” lo único que están haciendo es aplicando la ley.
Pasajeros, la prioridad
El director de Transporte Terrestre del MTI relató que durante la reunión que desmontó ayer el paro también se habló del compromiso que los buseros tienen con el servicio al usuario. “La Ley establece que los usuarios merecen seguridad y comodidad, y eso es una obligación de los transportistas”.
Pero al parecer, los transportistas piensan lo contrario, pues según Canales, la seguridad de los pasajeros y un buen servicio “requiere de un incremento tarifario, porque eso mejorará el servicio, por eso debemos revisar el costo real del transporte”, señaló.
Canales mostró su resistencia a aceptar responsabilidades, no sólo con la seguridad, sino también con la comodidad y el maltrato que reciben los usuarios. “Es una responsabilidad de las instituciones al frente de la Dirección General de Transporte Terrestre, han sido estas instituciones las responsables por haber tirado las concesiones”, aseguró.
Para Canales, los responsables de accidentes, maltrato y las velocidades excesivas para conducir los buses es responsabilidad de los “buses piratas que arman el relajo en las operaciones. Vamos a mejorar los servicios, pero eso dependerá del MTI y nosotros”, señaló.