Nacional

Omar Cabezas no quiere a auditora

*Titular de los derechos humanos del Estado la llama “impertinente”, “atrevida” e “irrespetuosa” *Auditoría es para confirmar abuso en combustible, viáticos para el exterior sin justificación y famosos aumentos salariales

Luis Galeano

Omar Cabezas solicitó a los contralores colegiados el retiro de la auditora Silvia Carballo Granados, encargada de la auditoría a su gestión, acusándola de estar parcializada en su contra y de procurar señalarlo con propósitos “ilícitos” no propios de la Contraloría General de la República. (CGR)
La solicitud a los colegiados la hizo Cabezas el pasado 07 de septiembre, por medio de una carta en la cual llama “impertinente”, “atrevida” e “irrespetuosa” a la auditora Carballo Granados, por señalarle irregularidades, acompañadas por los titulares de los periódicos que han dado seguimiento a los señalamientos de malos manejos hechos por sus empleados ante el ente fiscalizador.
“Me veo obligado pedirles el retiro de la Lic. Carballo Granados, y su reemplazo; y celosa selección de los nuevos funcionarios que deben sustituirle, asegurando que poseen el profesionalismo inherente y condición para el desempeño de tan noble y sensible función”, señala Cabezas en su carta, en la que agradece que le estén auditando. Ayer intentamos hablar con Cabezas, pero no respondió nuestras llamadas.
La administración de Cabezas es auditada por la Contraloría, porque se ha encontrado malos manejos de fondos públicos hasta por 2.2 millones de córdobas en 2005. Según información extraoficial obtenida por EL NUEVO DIARIO, la auditoría se encuentra avanzada en un 75 por ciento, y podría estar lista para ser fallada en la primera quincena de noviembre.
La auditoría es para confirmar el abuso en el uso de combustible, viáticos para viajes al exterior sin justificación, y los famosos aumentos de salario que se recetaron Cabezas y Jarquín Ortel, y que después justificaron como supuesto pago de vacaciones, entre otras irregularidades.
“Impertinente e irrespetuosa”
“El pasado 04 de septiembre recibí el IV Legajo de Observaciones que enviara la Lic. Silvia Carballo Granados, auditora encargada, en cuyos anexos se leen expresiones que ya no pueden ser calificadas de impertinentes, como la empleada para referirse al cheque 21083 que dice literalmente: ‘Artículo pagado a La Prensa para desmentir batazo salarial del procurador y subprocurador’”.
“Debo pensar --agrega el procurador de Derechos Humanos-- que la atrevida expresión constituye un desacierto de la funcionaria, y frente a tal, debo preguntarme las razones para sentir y expresar tan poca consideración y respeto por esta institución y el suscrito”.
Para Cabezas la auditora encargada, en la columna de observaciones debió señalar el asunto como “Campo Pagado”, que es la razón del gasto, pero “nunca reproducir un titular confeccionado por los diarios con el anticipado suministro de información”.
“Al expresar la auditora el texto del titular y no referirse al gasto, pretendió insinuar uso indebido del erario, pareciera en colaboración a los que entonces agredieron a la institución, situación que está por demás recordar, fue satisfactoriamente aclarada por mi persona a petición del Órgano contralor”, añadió.
Reclama poder hacer lo que quiera con dinero de donantes
El procurador de Derechos Humanos menciona en su carta que otro ejemplo del supuesto mal trabajo de la auditora en su contra, es la observación redactada para el cheque 21029, en el que expresa que “con fondos de China Taiwan se pagaron 2,200 dólares, no encontramos documentos con la no objeción de este donante para hacer uso de estos fondos”.
Dice que la insinuación de irregularidad lo llevó a preguntarse cuál es el documento que señala que la Procuraduría no podía usar esos fondos para determinado gasto, cuál es la norma técnica violada, porque, según él, no existe acuerdo de cooperación que establezca como requisito el documento de no objeción, como condición para efectuar un gasto.
“No me queda más que pensar que las funcionarias actuantes están facilitando la interferencia o están siendo interferidas por terceros intereses ajenos a los lícitos propósitos de una auditoría gubernamental”, indicó Cabezas en su escrito.
“Lo expresado por la Lic. Carballo podría permitirnos, acaso, pensar que otros intereses han logrado penetrar las facultades del órgano contralor y de sus funcionarios, y desde ahí desarrollar encomiendas que no son de la naturaleza de la Contraloría”, agregó.
Contralores analizarán petición
El vicepresidente de la CGR, Lino Hernández, confirmó que Cabezas pidió el cambio de auditores, pero que antes de tomar una decisión se debe analizar si los señalamientos del auditado tienen fundamento o no.
“En lo personal, he recibido varias versiones sobre esa auditoría, y por un lado dicen que la auditora está del lado del procurador, y ahora viene el procurador a decirnos que está en contra de él o parcializada contra él, entonces, creo que lo mejor es analizar con calma esa situación”, dijo Hernández.
El colegiado señaló que no es la primera vez que Cabezas pide algo en torno a esta auditoría, porque cuando la misma se aprobó a finales de 2006, solicitó la autorización para despedir a su auditor interno Oscar Salgado, a quien responsabilizó de haberse recetado un aumento salarial que luego hicieron pasar como un pago de vacaciones.
“Lo cierto es que no podemos enviar auditores que sean de la simpatía de quien está siendo auditado, y es la independencia de ellos lo que nos garantiza un trabajo profesional, así que vamos a ver qué se decide en este caso”, señaló el vicepresidente contralor.