Nacional

ONU lamenta retrocesos en derechos de la mujer

Lamentan retroceso y campañas contra los derechos de las mujeres en países como Nicaragua, al que pidió un esfuerzo para volver a niveles anteriores de participación femenina

Pese a los avances que han permitido la llegada de mujeres al poder en Chile y El Salvador, aún no hay suficientes mujeres en los gobiernos de Latinoamérica y se han producido "retrocesos" en países como Nicaragua y Perú, declaró hoy Carmen Moreno, directora del organismo de la ONU responsable de la promoción de la mujer.
"Estamos en una situación de oportunidad, pero todavía hay mucho que hacer para lograr la paridad (entre hombres y mujeres)", dijo Moreno, directora del Instituto Internacional de Investigaciones y Capacitación de la ONU para la promoción de la Mujer (UN-INSTRAW, en sus siglas en inglés).
Retroceso en Nicaragua
Moreno se declaró "impactada" por el "retroceso" y "las campañas que ha habido contra los derechos de las mujeres" en países como Nicaragua, al que pidió un esfuerzo "para volver a niveles anteriores de participación femenina", y agregó que "también hay mucho que hacer en Perú".
Según la diplomática mexicana, los alumnos aventajados de Latinoamérica en este terreno son Chile, -donde hay una importante presencia femenina en el gabinete de la presidenta Michelle Bachelet-, Cuba, Costa Rica, Ecuador, Venezuela y El Salvador, donde otra mujer, Ana Vilma de Escobar, es vicepresidenta del Gobierno.
Según informaciones recabadas por el UN-INSTRAW en 16 países de América Latina y Centroamérica, la participación de la mujer ha aumentado en la última década del 9 al 14 por ciento en el poder ejecutivo, del 5 al 13 por ciento en el senado y del 8 al 15 por ciento en la cámara baja o en parlamentos unicamerales, cifra que sin embargo se sitúa por debajo del 17,4 por ciento del total mundial.
Situaciones peores
A nivel municipal la situación empeora, con apenas un 5 por ciento de las alcaldías encabezadas por mujeres, subrayó Moreno, quien explicó que pese a que éstas son muy activas, los partidos no las escogen o las incluyen al final de sus listas de candidatos "por razones culturales y la falta de reconocimiento de su labor".
Moreno defendió el "sistema de cuotas" de entre un 20 y un 40 por ciento que impera en muchos países latinoamericanos para permitir el acceso de la mujer a la política, aunque reconoció que "sólo es una puerta de entrada".
"Mejor que las cuotas es cambiar la realidad", declaró y señaló la importancia de que las mujeres puedan tener un trabajo y educación y de que la sociedad entera asuma la responsabilidad de la reproducción social.
"Una mujer que trabaja y es autónoma nunca va a permitir que la denigren", afirmó. También recordó que "ninguno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU -EEUU, China, Rusia, el Reino Unido y Francia- tienen una paridad entre mujeres y hombres en sus congresos".
Según la Unión Interparlamentaria, formada por 189 países, en agosto pasado EEUU -donde las cuotas son consideradas anticonstitucionales- ocupaba el lugar número 67 en cuanto a la participación femenina en el Senado y la Cámara de Representantes.
La sorpresa en esa clasificación es Ruanda, que figura en el primer puesto con un 48,8 por ciento de mujeres en su parlamento unicameral, un hecho que Moreno explicó por la elevada mortalidad de los hombres en el conflicto que asoló ese país y por el importante papel desempeñado por las mujeres en el proceso de paz.