Nacional

Testigo sabía desde antes que iban a asesinar al Comisionado

* Jovencita de 17 años dice que uno de los implicados le reveló el plan y le dijo que callaran * Defensores piden que ahora la conviertan en reo y la acusen por complicidad en el asesinato

La Fiscalía “sorprendió a moros y cristianos” este martes, al presentar una nueva testigo que desde el 23 de junio, Día del Padre, sabía que iban a asesinar a su profesor, el comisionado Manuel Guillermo Obando, pero no dijo nada porque uno de los cuatro acusados, Luis Miguel Ordóñez, supuestamente le dijo que guardara silencio.
Pero ahora los abogados defensores, Elvin Ernesto Morales y Walter Centeno, le están pidiendo a la Fiscalía que acuse a Carolina Lilieth Marín Mairena, de 17 años, por encubrimiento, porque si tuvo conocimiento del crimen un mes antes de que ocurriera, bien pudo evitarlo y no lo hizo.
“El que no la debe no la teme”, dijo anoche vía telefónica Marín, quien apuntó que mantiene todo lo que dijo en la Policía, porque ella no tiene porqué andar inventando nada.
Explicó que si no advirtió a Obando de lo que iba a ocurrir fue porque Ordóñez se lo dijo como broma dado que éste acostumbraba hablar muchas idioteces. “De haber pensado que lo iban a cumplir, hubiese advertido al comisionado”, reiteró.
El testimonio de Marín indica que el 23 de junio ella estaba en el barrio “José Dolores” felicitando a su papá, luego se fue a la casa del comisionado a felicitarlo y preguntarle cómo iba el trámite de su diploma de bachillerato, dado que estudió en el Instituto “Edilberto Torres”, donde Obando fue director.
Estando en la casa de su antiguo compañero de clases, Luis Miguel, entablarían la siguiente conversación: “Carol ¿te cuento algo?...Aja, ¿que pasó? “Has visto a Obando, ha prosperado, tiene reales, tiene un carro nuevo”.
Después Ordóñez presuntamente le dijo: “Yo y Héctor tenemos planeado matar a Obando… Vamos a hacer lo mismo que le pasó al señor Polanco: una vez que lo matemos, vamos a vender el vehículo en 6,000 dólares, los celulares y vamos a sacar todo el dinero que tiene en sus tarjetas de crédito”.
A diez metros de distancia estaba Manuel Obando hijo, por lo que Marín advirtió a Ordóñez: “Le voy a decir a Manuel”, pero el imputado le habría dicho en ese momento: “callate, no le contés a nadie”.
El abogado Elvin Ernesto Morales acusó a la Fiscalía de estar sacando pruebas a cuenta gotas “y de debajo de la manga de la camisa”, lo que a su juicio es fraudulento.
Señaló que en el hipotético caso de que lo que dice la nueva testigo sea real, el juez no debió haber aceptado la testifical porque no es una prueba sobrevenida durante el juicio, dado que de la misma acusación se desprende que había un plan para apoderarse de la tarjetas del comisionado Obando, por la relación de amistad de éste y sus supuestos asesinos.
El juez Octavo Penal de Juicio, Tomás Eduardo Cortes, explicó que admitió la nueva prueba para ir a juicio oral y público este nueve de octubre, porque no existe ningún elemento que indique que el Ministerio Público tuvo conocimiento previo de la existencia de la joven. Pero además señaló que la Fiscalía hizo la petición en tiempo y forma.
Según el escrito de ampliación de pruebas, la joven fue contactada por la Policía después de que capturaron a Ordóñez porque éste la llamaba a su celular para comprarle tarjetas para celulares Movistar, lo que la joven desmintió anoche vía telefónica, pero no explicó para qué realmente la llamaba.