Nacional

Niño de cinco en END: mi mamá me maltrata

*** Se fue de su casa, donde no quiere volver, y refleja en su físico y su vestimenta todo el drama que lo aflige *** Trasladado a hogar preventivo, y todavía no hay nadie que haya reaccionado por su ausencia

Huir de casa a los cincos años de edad y denunciar a su progenitora por maltrato pareciera, más que un acto de fuga, un acto de valentía. Eso fue lo que hizo este niño al que identificaremos como “Engel”, quien se presentó a las instalaciones de EL NUEVO DIARIO para denunciar que su madre lo golpea.
“Mi mama me pega mucho y no me quiere”, fue lo que dijo tajantemente. Su cuerpecito menudo, el pelo largo, las uñas sucias y heridas de vieja data marcan su piel. “Engel” narró que desde hace días venía pensando huir de su casa, “pero me fui hasta hoy”, dijo el niño, quien llegó a este rotativo buscando refugio ante una leve brisa que caía la tarde del lunes.
“Enchinelado”, con short desteñido y camisa amarilla se presentó a END. Con la mirada inocente, comentó, con la ingenuidad que caracteriza a un niño de su edad, que a finales del año cumplirá los seis: “En diciembre, cuando vaya a caer nieve, ese día es mi cumpleaños”, expresó el infante, luego de que le preguntáramos su edad.
Busca a su papá
Afirmó que no estudia y que su mamá, a quien identificó como Evangelina, tampoco trabaja. Al preguntarle si tenía hermanos se puso la mano derecha a la altura del pecho y dijo que era de ese tamaño. Luego contestó que uno tenía dos años y el otro diez meses. “Es un bebé”, comentó, mientras se tomaba un refresco que uno de nuestros compañeros de labores le regaló.
Lo poco que se sabe de “Engel” es que vive en la colonia “Pedro Joaquín Chamorro”. Relató que su casa queda cerca de un rótulo donde sale una sirena, en dicho barrio. Al preguntarle si quería volver a su casa, negaba moviendo su cabeza de un lado a otro.
“Me quiero ir con mi papa, él trabaja en el Mercado Oriental vendiendo madera y vive en Las Américas Uno, pero si sabe que me fui me va a pegar”, refirió el niño, quien también aseguró que llegó sólo a END. La tarde que pasó en la Sala de Redacción dijo que no iba a volver a su casa, ya que tenía miedo de que le pegara su mamá.
Estará en hogar preventivo
Javier Parrales, psicólogo del Ministerio de la Familia, se presentó a las instalaciones de END para llevar al niño a un Centro de Protección Especial de esta institución y dijo que luego sería trasladado a la delegación Oriental. Además le realizarán pruebas en el Instituto de Medicina Legal para sustentar en el expediente el maltrato que sufrió el pequeño.
“De momento el niño va a ser trasladado a un lugar preventivo para después reintegrarlo a su hogar. Posteriormente, ya teniendo un dictamen y un diagnóstico, se refiere para dar una solución al problema. Si hay indigencia o maltrato físico severo, el niño no es separado de la familia, lo que se hace es tratarlo psicológicamente para la reinserción a su casa, y este proceso va a estar en dependencia de la agilización de la delegación” explicó Parrales.
Hasta el cierre de nuestra edición, funcionarios de MiFamilia afirmaron que fueron al Mercado Oriental, pero no dieron con el paradero del padre del niño. Tampoco se han comunicado con su progenitora, quien no se ha reportado en los distritos policiales para dar a conocer la pérdida de un niño con sus características. Lo que sí confirmaron son las señas de maltrato que recibió el pequeño en su hogar.
Lo único que le preocupó a “Engel” durante su estadía en END fue quitarles la idea a los periodistas de cortarle el cabello, ya que nos contestó que “de todos modos le vuelve a crecer”. Este pequeño seguirá en un Centro de Protección hasta que su padre se presente a las oficinas centrales y asuma la responsabilidad del menor.