Nacional

Papa ofrece apoyo al gobierno de Ortega

El pontífice calificó de muy positiva las posiciones de Nicaragua en los foros internacionales en temas de carácter social, como aborto y defensa de la vida

El papa Benedicto XVI ofreció este lunes el apoyo y la "disponibibilidad" de la Iglesia nicaragüense para trabajar con el gobierno sandinista de Daniel Ortega, indicó la Santa Sede.
"Los obispos en su país (...) ofrecen su disponibilidad a mantener un diálogo y una comunicación constante y sincera con el gobierno", anunció el Papa al recibir en la residencia de Castelgandolfo, a pocos kilómetros de Roma, al nuevo embajador de Nicaragua ante la Santa Sede, José Cuadra Chamorro, quien presentó sus cartas credenciales.
En su discurso, Benedicto XVI elogió "las prioridades" que el nuevo gobierno de Ortega -en el poder desde enero de este año-, se ha fijado, entre ellas "lograr la llamada 'Hambre cero', combatir el problema de las drogas, incrementar la albabetizacióbn y eliminar la pobreza", dijo.
El anterior gobierno de Ortega en la década de los 80 estuvo enfrentado con la Iglesia al contar entre su gabinete a destacados sacerdotes, que incluso fueron declarados en rebeldía y sancionados por el Vaticano al negarse a dejar sus cargos, entre ellos el más conocido es el poeta y sacerdote Ernesto Cardenal.
Transparencia en la gestión pública
Pese al discurso conciliador, el Papa advirtió al nuevo gobierno que para alcanzar los objetivos que se fijó y "reducir así la desigualdad entre quienes lo tienen todo y quienes carecen de bienes básicos como la educación, la salud y la vivienda, es fundamental la transparencia y honradez en la gestión pública".
El jefe de la Iglesia católica invitó al gobierno de Ortega a hacer "frente a cualquier forma de corrupción" ya que con ello se "favorece la credibilidad de las autoridades ante los ciudadanos y es determinante para un justo desarrollo".
Verdadera reconciliación
Con el apoyo de la Iglesia, el Papa espera que "se favorezcan una verdadera reconciliación, instaurando un clima de paz y de auténtica justicia social", aseguró. Benedicto XVI reiteró, sin embargo, que "el deber inmediato de actuar a favor de un orden justo en la sociedad es más bien propio de los laicos", un principio ilustrado en su primera encíclica.
El nuevo embajador de Nicaragua, de 52 años, quien ya había ejercido ante la Santa Sede entre 1997 y 1998, es graduado en Ciencias Jurídicas y Sociales y fue también embajador en Italia (2002-2006) y en México (2006-2007).
Ante el diplomático, Benedicto XVI recordó a las víctimas del reciente huracán "Félix" y expresó su "cercanía espiritual a los numerosos damnificados que han perdido su vivienda o sus instrumentos de trabajo" dijo.
"Es de esperar que, además de la ayuda interna, reciban generosas aportaciones por parte de la comunidad internacional", clamó.
El pontífice calificó también de "muy positiva" las posiciones de Nicaragua en los foros internacionales en temas de carácter social, como aborto y defensa de la vida. "Especialmente la defensa del respeto de la vida frente a no pocas presiones internas e internacionales", afirmó. Asimismo se felició por "la derogación el año pasado del aborto terapeútico" por parte de la Asamblea Nacional.
El parlamento de Nicaragua ratificó a mediados de septiembre la penalización del aborto terapéutico que había aprobado en octubre de 2006 en medio de la campaña electoral, bajo la presión de la Iglesia católica y grupos anti-aborto.
La derogación de la figura del aborto fue apoyada por diputados del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN-izquierda) y los derechistas Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y Alianza Liberal Nicaragüense (ALN).
El aborto terapéutico estuvo vigente en Nicaragua desde comienzos del siglo pasado, por lo que grupos pro-aborto consideran que la nueva derogación significa un retroceso del país en esa materia.