Nacional

Benedicto XVI pide ayuda a embarazadas tras prohibir aborto

El Papa considera como muy positivo que el año pasado la Asamblea Nacional aprobase la derogación del aborto terapéutico

El papa Benedicto XVI pidió hoy a las autoridades y sociedad nicaragüense que ayuden a las mujeres que tienen graves problemas con su embarazo, y expresó su reconocimiento al gobierno por defender "el respeto a la vida".
El Papa realizó estas declaraciones durante la ceremonia de entrega de credenciales del nuevo embajador de Nicaragua ante la Santa Sede, José Cuadra Chamorro. "Hay que considerar como muy positivo que el año pasado la Asamblea Nacional aprobase la derogación del aborto terapéutico. A este respecto, es imprescindible incrementar la ayuda del Estado y de la sociedad misma a las mujeres que tienen graves problemas con su embarazo", dijo el Pontífice.
El Papa también expreso su "reconocimiento" al gobierno nicaragüense por defender "el respeto a la vida" en foros multilaterales, a pesar de "las no pocas presiones internas e internacionales".
Benedicto XVI comentó que Nicaragua, como en tantos otros países, se percibe "una urgente necesidad de rescatar y promover los valores humanos y morales, ante tantas formas de violencia, incluso en los hogares, a menudo fruto de la desintegración de la familia o de la degradación de las costumbres".
Instó a la "necesaria intervención de las instituciones públicas con programas educativos apropiados en lo que se refiere a la organización de la vida social".
El nuevo embajador refirió al Papa que las prioridades del Gobierno de Nicaragua son lograr la llamada "Hambre cero", combatir el problema de las drogas, incrementar la alfabetización y eliminar la pobreza.
A lo que el Papa respondió que "para alcanzar estos objetivos" es "fundamental la transparencia y honradez en la gestión pública que, frente a cualquier forma de corrupción, favorecen la credibilidad de las autoridades ante los ciudadanos y son determinantes para un justo desarrollo".
Conciencia y responsabilidad
Asimismo, pidió a las autoridades del país que reconozcan los esfuerzos de la Iglesia católica "por hacer crecer la conciencia y responsabilidad de los ciudadanos fomentando su participación y su empeño por atender las necesidades de quienes a menudo están sumidos en la pobreza y la marginación".
Recordó que en su encíclica "Deus caritas est" se decía que "el deber inmediato de actuar en favor de un orden justo en la sociedad es más bien propio de los laicos, quienes deben desarrollar su actividad política como caridad social".
Saludo a Ortega
En su discurso, el Papa envió un saludó al presidente de la República, Daniel Ortega, y añadió que tiene presente en sus oraciones "por intercesión de Sor María Romero, la primera y tan querida Beata de su País, a todo el pueblo nicaragüense".