Nacional

“Más de 300 muertos reportan comunidades”

* Llevará documento de autoridades de RAAN a la ONU, donde urgen que para enfrentar próximos seis meses urgen de US$ 292 millones

Luis Galeano

El presidente Daniel Ortega, señaló ayer que aunque los informes oficiales del Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) hablan que los muertos provocados por el paso del huracán “Félix” suman 102, la realidad es que esa suma podría superar los 300 fallecidos.
Ortega, quien regresó de Belice por la tarde y convocó por la noche a una extensa conferencia de prensa rodeado de autoridades locales del Atlántico Norte, el Ejército, y la Policía Nacional, dijo que los últimos informes oficiales del Sinapred revelan que los efectos del ciclón podrían ser calificados como la “mayor catástrofe de la historia de Nicaragua” desde el punto de vista ambiental.

Serían 20 mil o 50 mil en el Pacífico
“De acuerdo con informes y estimaciones de la población, la cantidad de muertos puede llegar a superar las 300 personas”, dijo Ortega, quien consideró que para la cantidad de habitantes que tiene el Caribe Norte “el número de hermanos y hermanas muertos es enorme”, y que si se hace una proporción de los efectos que el fenómeno hubiese hecho en el Pacífico “estaríamos hablando de 20 mil a 50 mil muertos”.
Indicó que, oficialmente, la cifra de fallecidos certificados es de 102, de los cuales 67 han sido identificados, 133 desaparecidos, pero de éstos 106 son los que han sido notariados. El mandatario señaló que a pesar de que ayer ya habían transcurrido 19 días desde el paso del “Félix”, se consideraba a los 133 desparecidos como personas con vida, de lo contrario sólo en la suma de muertos oficiales más los desaparecidos, se hablaría de 235 personas muertas.
“Esto (las cifras oficiales y las estimaciones) deja una incógnita sobre la verdadera cantidad de muertos, pero de todas maneras hay que seguir buscando a esos desaparecidos, el Sinapred debe seguirlos buscando en todo el litoral”, dijo el gobernante sandinista.
Ortega, quien escuchó las exposiciones de cada uno de los miembros del Sinapred, dijo que desde el punto de vista ambiental el “Félix” se puede considerar como un fenómeno brutal, pues arrasó como más de un millón 300 mil hectáreas de bosques, contaminó los recursos hídricos y transformó el ecosistema de la zona por donde se desplazó.

Casi 200 mil afectados
Los datos presentados por las autoridades regionales y el Sinapred, señalan que el huracán afectó directamente a 198 mil 69 personas, provenientes de 33 mil 687 familias ubicadas en 337 comunidades golpeadas por el fenómeno. El número de viviendas destruidas suman 20 mil 394, de esas 10 mil 145 en su totalidad y 10,249 quedaron sin techo.
Los requerimientos que las autoridades regionales presentaron a Ortega a través de un documento para responder a las necesidades de los afectados en los próximos seis meses, tanto en alimentación como en salud, reconstrucción, reactivación económica --tanto en la pesca como en el agro--, rehabilitación y cuido de bosques, suman un total de 292 millones de dólares.

Se necesitan U$ 292 millones para próximos seis meses
El gobernante que hoy viaja a Nueva York para participar en el 62 Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), dijo que llevará el documento que le entregaron los caribeños, para hacerlo circular entre los 192 estados miembros del foro mundial y que se conozca la enorme necesidad que tiene Nicaragua de que la ayuden.
“Vamos a llevar la vos de nuestros hermanos del Atlántico Norte a la ONU, por supuesto que lo vamos a hacer”, afirmó el gobernante.
A la vez, dijo que aunque algunos líderes de las comunidades caribeñas han dicho que actuaron tarde para evacuarlos, y que por eso se reportaron tantas muertes, como Estado hicieron todo lo humanamente posible para que nadie muriera, pero que eso no se pudo evitar.
Además, salió al paso a las afirmaciones de que la ayuda no está llegando a los afectados por el huracán, “porque nosotros estamos en la plena disposición de servir a los hermanos costeños, eso lo podemos garantizar”.
El director del Instituto Nicaragüense de Pesca (Inpesca), Stedman Fagoth, señaló que si algo es seguro es que la ayuda ha sido canalizada a los damnificados de manera directa y que nadie se atrevería a desviarla “porque es sagrada”.
Más bien, señaló a políticos malintencionados, de querer sacarle provecho al momento y señalar al Gobierno de ineficiente con el fin de “jalar agua para su molino”.