Nacional

Casas destruidas y 109 evacuados

* Informe señala que subió el nivel del lago Apanás * Pantasma y Wiwilí incomunicados en sector de Zompopera

Francisco Mendoza

JINOTEGA

Las lluvias han causado estragos en este departamento. De acuerdo con las autoridades, lograron que el nivel del lago Apanás --una de las principales fuentes de energía eléctrica-- subiera más que en los años anteriores.
Las fuertes lluvias que en las últimas horas han caído en el departamento de Jinotega, han comenzado a causar daños en las viviendas, caminos y cultivos, según las primeras informaciones facilitadas por el jefe de la Policía jinotegana, comisionado Carlos Monge. Sin embargo, no se sabe el impacto que tendrá el aumento de nivel de Apanás.
En el municipio de Yalí, en el sector de El Caracol hay 19 casas semidestruidas y una destruida totalmente por el río del lugar, así como 109 personas evacuadas --56 varones y 53 mujeres, entre los que se encuentran 67 niños-- que actualmente se encuentran refugiadas en la escuela de El Caracol.
En el municipio de Wiwilí, el río Coco subió más de lo acostumbrado y afectó el muelle, e inundó el bar de doña Auxiliadora Olivas. Tres familias fueron evacuadas para un total de 22 personas. En el sector de Wiwilí-Nueva Segovia, fue inundado el bar de doña Marta Quezada y ocho personas fueran evacuadas.
Se conoció que los municipios de Pantasma y Wiwilí están incomunicados por el sector de Zompopera, debido a que el río se llevó la alcantarilla que servía de puente.
También se informó que en el sector de Sisle número dos hay cinco familias en riesgo porque sus casas están a la orilla del río, sin embargo, no quisieron salir de sus viviendas a pesar del esfuerzo de la comunidad.
Se considera que si las lluvias siguen, estas casas podían ser arrastradas por las corrientes.

Amenazan deslaves
En los sectores de Río Viejo, en Jinotega, Campos Azules y San Francisco, hay amenazas de inundaciones y de deslaves, por lo que cinco familias fueron evacuadas a lugares seguros, debido a que las lluvias han sido fuertes y las amenazas son latentes.
En las cercanías del lago Apanás, por la crecida de su nivel, los cultivos que se habían sembrado a la orilla, como maíz, tomate, repollo y lechuga, entre otros, quedaron debajo del agua, por lo que la cosecha que esperaban está perdida.
En el sector de Santa Rosa, municipio de Yalí, resultó gravemente lesionada por un rayo la joven Yajaira Elizabeth Montenegro, de 15 años, quien en el momento de la descarga eléctrica se encontraba tendiendo ropa, según el reporte de la Policía jinotegana.