Nacional

Liga ahora con la guerra energética

* El único que parece estar metido en un diálogo de sordos es Martínez Tiffer, quien siembra dudas sobre continuación del proyecto

Oliver Bodan

A Rómulo Abad, secretario del ex presidente panameño Ernesto Pérez Balladares, se le identifica en la ciudad canalera como amigo del mandatario nicaragüense Daniel Ortega, con quien mantendría una relación de años.
Abad habría sido la persona que facilitó el arreglo entre representantes de empresas panameñas y personeros del gobierno de Ortega en el negocio de 120 megawatts que ofreció la firma panameña Kamusi Investment. S.A. a un precio mayor que el del mercado.
Abad vino a Nicaragua a combatir en la “Brigada Victoriano Lorenzo”, que colaboró en el derrocamiento de la dictadura somocista, informaron a Confidencial y EL NUEVO DIARIO fuentes periodísticas de Panamá. “Desde entonces se conocen, son viejos amigos”, recordaron las fuentes. No obstante, se desconoce si Ortega y Abad mantienen relaciones comerciales.
El grupo de guerrilleros de la “Victoriano Lorenzo” fue dirigido por Hugo Spadafora, quien dejó su cargo como viceministro de Salud de Panamá para combatir en el Frente Sur. También participó en la organización de esta brigada el panameño conocido como “Charro Espino”, recordó Edén Pastora, comandante guerrillero del Frente Sur Benjamín Zeledón.
“Tomamos la decisión de distribuirlos en todos los frentes del Frente Sur. No pelearon como brigada porque fueron dispersados, y Hugo Spadafora aceptó inmediatamente esa disposición del mando. Eran güevones, la rempujaron bonito. No se quedaban atrás, pedían la primera línea”, dijo Pastora.
El ex guerrillero recordó que la brigada estaba compuesta por unos 300 panameño. Algunos murieron en la columna “Jacinto Hernández” que entró a Nueva Guinea. Otros permanecieron en 20 bases desde El Castillo hasta los mojones de Valle de Salinas.
“Fueron mártires, vinieron a dar su vida y su sangre por este pueblo, por eso es una lástima que le quitaran el nombre a Villa Panamá, que ahora es Villa Fontana”, agregó.
Pastora no recuerda el nombre Rómulo Abad, pero sí a “El Tigre” o a “El Cóndor”. Todos ellos vinieron a Nicaragua en octubre de 1978.

¿Sigue o no Kamusi?
Más de dos semanas después de que Confidencial y EL NUEVO DIARIO revelaran la existencia de relaciones comerciales para la adquisición de 120 megawatts de energía, ahora el gobierno sembró la duda sobre la continuación o no del proyecto con Kamusi Investment. S.A.
El ingeniero Ernesto Martínez Tiffer, presidente de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), dijo a la prensa que a la fecha no existía un contrato firmado con la compañía y aseveró que no podía aclarar “sobre la base de supuestos de nadie”.
“Si me dijeran que aquí está el contrato firmado, pues tendríamos que explicar, pero no hay nada”, aseguró el presidente de ENEL. Hugo Alejandro Ramírez, Vicepresidente de Can-American, empresa que será la verdadera ejecutora del proyecto, informó desde Panamá que ya existe un “memorando de entendimiento” del negocio con el gobierno sandinista.
A pesar de las evidencias, Tiffer negó las negociaciones con Kamusi Investment S.A., y acusó a algunos medios de comunicación de dirigir una supuesta campaña de desinformación.
“Aquí, llámese como se llame la compañía que venga y diga: ‘Aquí vamos a solucionar el problema energético’, va a haber medios escritos y hablados que van a estar en contra de eso”, expresó Martínez Tiffer.
“La única respuesta que te puedo dar es que la preocupación nuestra es resolver el problema energético de nuestro país”, dijo. “Pero en este momento yo no puedo aclarar en supuestos de nadie”, concluyó.
Sin embargo, el funcionario no pudo explicar las principales interrogantes que rondan alrededor del tema: ¿Quiénes son los socios de Kamusi?, ¿Cuáles son los términos de las negociaciones entre ambas partes? ¿Por qué el gobierno insiste con una compañía que ofrece el precio más caro del mercado.
Mientras tanto, la aparición de la misteriosa Kamusi ya acaparó la atención de medios de comunicación en el país canalero. En su edición del viernes pasado, el diario La Estrella --de Panamá-- publicó un amplio reportaje.
“El bufete Infante & Pérez Almillano creó a la velocidad de un rayo la empresa Kamusi Investment, S.A., y en un mes ya tenía en el bolsillo un contrato por 120 megavatios de electricidad en Nicaragua”, se leía en el rotativo, citando información de EL NUEVO DIARIO y Confidencial.
En su edición electrónica, el rotativo publica: “Una empresa de papel panameña está involucrada en un escandaloso negocio en Nicaragua. Se trata de Kamusi Investment, S.A., que en lengua swahili significa “planta rastrera”.”
“Los nicas quieren saber quiénes son los que están detrás de Kamusi. El abogado Carlos Carrillo sólo dijo que son socios panameños. También se indica que el empresario-político Félix “Pille” González está en el negocio, pero éste dijo a La Estrella de Panamá: “Nada que ver... Ojalá fuera así”, agrega el periódico.