Nacional

Cierre temporal de algunas gasolineras

* Agustín Fuentes, asesor de la Esso, consideró que el problema quedará resuelto en los próximos días * Llegó barco cargado con 20 mil barriles de gasolina que empezarán a ser distribuidos, aseguró * Población denuncia que gas butano pierde peso, pero gana mayor precio

Gustavo Alvarez

El impacto del alza de los precios de los combustibles se mezcló ayer con un parcial desabastecimiento de gasolina, pese a que se había anunciado que el fin de semana la distribución del producto estaría normal.
La falta de gasolina en parte de las distribuidoras de Managua ocasionó inconformidad entre los conductores de vehículos, quienes señalaron que tienen que incurrir en mayores gastos, por tener que recorrer más kilómetros en busca del producto.
De igual manera, los dueños de comiderías se quejaron por las constantes alzas del gas butano, que les reduce considerablemente sus ingresos o les obliga a subir los precios de los alimentos.
Durante un recorrido que EL NUEVO DIARIO realizó por varias gasolineras de Managua y por el comercio en general, se comprobó que continúa el desabastecimiento de gasolina en una buena parte de ellas, pero los trabajadores de las mismas dijeron desconocer las causas, y que esperaban la llegada de las pipas para reabastecerlos.
El parcial desabastecimiento de gasolina inició hace más de una semana, cuando se comenzaron a sentir los efectos del conflicto que mantenían el gobierno y la Esso Standard Oil, que incluyó el embargo y ocupación del Plantel Uno de la petrolera, en Corinto, por parte de la Dirección General de Servicios Aduaneros (DGA) y de Petronic.
Entre las estaciones que ayer no tenían gasolina están: Esso Salvadorita, Esso Rubenia, Shell Ciudad Jardín, Esso del Centro Comercial Managua y Shell de donde fue la Pepsi.
En algunas de dichas estaciones sólo ofrecían diesel, pero en otras hasta colocaron una cinta amarilla para que los vehículos no entraran, porque no tenían ningún tipo de combustible.
Freddy Galán, uno de los trabajadores de la Shell de Ciudad Jardín, dijo que normalmente les abastecen de combustible cada tres días, pero que desconocen por qué no les había llegado la gasolina.
Abraham Vega, asistente administrativo de la Texaco Xolotlán, donde ayer se distribuía con normalidad todo tipo de combustibles, dijo que a ellos nunca les ha faltado el producto, aunque en la última ocasión lo tuvieron que traer desde Corinto y no desde Managua como se hace normalmente.

Esso promete normalizarlo
Agustín Fuentes, asesor de la compañía Esso, dijo a EL NUEVO DIARIO que desconocía la situación de desabastecimiento en algunas de las gasolineras de Managua, pero consideró que el problema quedará resuelto en los próximos días.
Señaló que un barco llegó a Corinto en los últimos días de la semana pasada con 20 mil barriles de gasolina, la cual se está comenzando a distribuir.
Explicó que como se tiene que traer desde Corinto, hace que la distancia atrase un poco las operaciones de distribución, pero que en días posteriores esperan tener solucionado el problema, ya que la refinería tendrá mayores inventarios y un mayor volumen de productos que trajo el barco.
“No es falta de productos, sino un problema de logística que irá disminuyendo”, expresó Fuentes.
El asesor de la compañía petrolera consideró que, en realidad, no existía mayor problema con la gasolina, ya que si un conductor no encontraba el producto en una gasolinera, lo encontraría en otra.
Fuentes afirmó que el 25 por ciento de la gasolina es importada, y como la Esso pasó como un mes sin traer el combustible, afectó la distribución, pero que en los primeros días de la semana estará normalizado.

Alzas siguen golpeando
Desde ayer están vigentes los nuevos precios de los combustibles, con 20 centavos más para la gasolina súper, 78 centavos de córdoba adicionales para la regular y 32 centavos más para el diesel.
Walter Danilo Lugo, un conductor de taxi de Managua, dijo que los combustibles están demasiado caros, y añadió que lo que antes recorría con 100 córdobas, ahora le cuesta 220 córdobas.
Señaló que además de cara, la gasolina también está escasa, y esto le provoca mayores gastos, porque tiene que andar de distribuidora en distribuidora para poder encontrar el producto.
“Estoy inconforme con el gobierno y con la Esso, por los precios y la escasez de la gasolina”, apuntó Lugo.
Con similar inconformidad se expresó Rodrigo Sánchez, al señalar que el precio de la gasolina es casi insoportable, con el galón de la misma en unos 72 córdobas, lo que hace que en vez de 600 córdobas, tenga que gastar 800 en llenar el tanque del carro.
Las alzas están justificadas por el precio internacional del petróleo, que la semana pasada llegó a niveles récord, de más de 80 dólares por barril, lo que incide en el valor de los combustibles en el mercado interno.

Gas también por las nubes
Además de los conductores de vehículos, la población en general y los dueños de comiderías populares enfrentan el impacto de constantes alzas en el precio del gas, que junto con el kerosén llegó a niveles record en el precio local el fin de semana.
El tanque de 100 libras tuvo un aumento de 20 córdobas, pasando e 958.75 a 978.25 córdobas, pero en los departamentos el valor es mayor.
El de 25 libras se ofrece a 212.75 córdobas, después de incrementar su precio en 4.25 córdobas en Managua.
Jorge Villavicencio, propietario de una pequeña comidería de Managua, dijo que son dos los problemas que enfrentan con el gas, que no trae el peso completo, y está demasiado caro.
Aseguró que el producto se acaba ahora más rápido de lo normal, algo que coincide con lo que el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) ha encontrado en algunas inspecciones: menos producto en los cilindros.
Por su parte, Carlos García, quien también se dedica a la venta de comida, aseguró que el golpe del alza en el precio del gas se suma a los aumentos de muchos otros productos que utiliza en su pequeño negocio, como el pan, la harina y el pollo, y lo único que le queda es aguantar el que los precios se le disparen día a día y ganar para apenas sobrevivir.