Nacional

¡¡¡Chao, Francisco!!!


Murió el maestro Francisco Bravo Lacayo. Sabemos que la muerte no tiene remedio, sin embargo a muchos nos cuesta aceptar esa verdad. A “Panchito” lo conocí en el Partido Socialista cuando nos llevó Domingo Sánchez, Pedro Turcios y Guillermo Briceño. Años más tarde trabajamos en EL NUEVO DIARIO… siempre fue un caballero y un gran compañero, por eso, muchos lo lloran. “Panchito” es un lucero que se apagó, pero el periodismo y la clase obrera estarán iluminados por su talento y su humildad. Mis respetos a su viuda Angelita, y a sus hijos Flavio, Zoraida, Xiomara y Francisco.

Silvio Mora
Embajador de Nicaragua en Guatemala