Nacional

Ocupan de chofer a CPF y choca la ambulancia

* Cumplía un requerimiento para trasladar a pacientito con apendicitis, y del choque salió lesionado junto a médico, enfermera y madre del niño * Ahora quieren hacerle pagar daños con dos años de su salario

Melvin Martínez

¿Qué tiene que ver un vigilante de hospital, una bolsa de nacatamales y una ambulancia? Es posible que nada. Sin embargo, este fin de semana los tres se entrelazaron cuando una ambulancia del Hospital “Fernando Vélez Paiz” tuvo un grave accidente cuando era conducida por un CPF del centro, que trasladaba de emergencia a un niño mortificado por el agudo dolor que produce la apendicitis.
Mientras esto sucedía, el conductor de turno trasladaba una bolsa de nacatamales a la casa de Patricia Soza, la administradora del nosocomio.
“Al perro más flaco se le pegan las pulgas”, nos comentó molesto el dirigente sindical, Martín Portillo. “Ahora quieren responsabilizar de todos los daños al vigilante Efraín Vargas, quien sólo obedeció una orden de las autoridades”, afirma.
Los daños que sufrió la ambulancia ME 03244 se estiman en más de 30 mil córdobas, que para Vega representan dos años de trabajo sin recibir salario. Sin contar las costas por las lesiones que sufrieron la mamá del niño, un médico y una enfermera que viajaban a bordo de la ambulancia.
El conductor de turno, Henry Leonel Reyes, cumplió con su misión. Los nacatamales llegaron a su destino. Ahora Vargas se encuentra de subsidio con lesiones en su antebrazo y en el costado.
La doctora Maribel Hernández, directora del hospital, confirmó lo sucedido, pero se negó a dar detalles del caso.
Se presentó una emergencia: un pacientito tenía apendicitis, agarran al CPF para que haga el trasladado y choca la ambulancia con los resultados relatados.
“Es de todos sabido en el hospital que las ambulancias han sido ocupadas por los directores y por la administración para hacer mandados personales, y cuando ocurre la tragedia se le achaca la responsabilidad al que menos culpa tiene”, dijo indignado un trabajador del hospital.
Incidentes como éste confirman las dudas que uno tiene cuando ve pasar por las calles ambulancias embulladas y a alta velocidad: ¿Será un caso urgente o un traslado de nacatamales?