Nacional

Nica “lanzará” en las Grandes Ligas del Pensamiento Mundial

* “En plena globalización, frente a la macro sociedad que se quiere construir, se levantan micro sociedades radicales, extremistas, fundamentalistas, amuralladas” * “Unidad no es homogeneidad; lo que uniforma no une, somete. Lo que une respeta las diferencias y las diversidades”, dice Serrano Caldera

Edwin Sánchez

Los pensadores más ilustres del mundo que se darán cita en Buenos Aires, escucharán del nicaragüense Alejandro Serrano Caldera, la Lección Inaugural del VII Congreso Internacional de Filosofía Intercultural.
El tema que adelantó para EL NUEVO DIARIO, es uno que ha trabajado con ahínco, en diversos planos: “Unidad en la diversidad: Filosofía, interculturalidad y humanismo”. La reunión de tantos filósofos en la Universidad Nacional General Sarmiento, de Argentina, es para buscar los puntos coincidentes entre las diversas regiones del mundo, que propician, por contexto, un punto de vista.
Los filósofos, expresó, quieren decir con estos congresos planetarios que es necesario el diálogo, que es fundamental la palabra, casa del ser, según Martin Heidegger. Oírnos unos a otros, revalorizar la palabra como la expresión y la encarnación del pensamiento, es fundamental en un mundo más hermético, más fundamentalista.
En el contexto planetario, la idea es no separar la razón de la realidad, que ha sido uno de los pecados de la filosofía: crear un mundo racional como si fuera un mundo diferente de la realidad. Hay que recordar que la razón es una forma de la realidad, y que ésta en buena parte es una construcción de la razón. En buena parte la realidad es la razón encarnada en la historia.

La armonía posible
Serrano Caldera subraya que los intelectuales, a través de estos congresos, lo que dicen al mundo es: se necesita encontrar puntos de coincidencia a través de la razón y la palabra, y que la unidad no se va a lograr por el aplastamiento de una posición sobre la otra, sea una posición racional, filosófica, política o militar. La única armonía posible es la que resulta en la unidad de la diversidad.
Unidad no es homogeneidad; lo que uniforma no une, somete. Lo que une respeta las diferencias y las diversidades. Sólo hay unidad de lo diverso, sostiene el académico.
La idea que quiero trasladar en la lección inaugural, indicó, es que se puedan reconocer las diferencias, para llegar a similitudes.
Del Congreso, dijo que en la práctica, cuando ocurren estos diálogos filosóficos, se señala que no puede haber un pensamiento único en un mundo globalizado, por un lado, y, por otro, amurallado.
Nunca como en la globalización se han estimulado y fortalecido los fundamentalismos. Es algo contradictorio que frente a la construcción de la macro sociedad, se han venido construyendo las micro sociedades radicales, extremistas, fundamentalistas, amuralladas, donde las etnoculturas reclaman una verdad absoluta que nadie tiene en la historia, la política y la filosofía.
La reunión de los pensadores es, pues, la búsqueda de un diálogo filosófico entre todos los continentes, tal como se viene realizando desde hace algunos años en varios lugares, desde Alemania y El Salvador; África y Sudamérica.

De todas partes
Se dialoga con Occidente y de hecho hay filósofos franceses, alemanes, italianos, pero también los hay de Asia, África, Estados Unidos y América Latina, donde la idea es ver cuáles son las visiones racionales, filosóficas que se tienen desde diferentes culturas, civilizaciones y concepciones filosóficas de la vida, el mundo, la historia y el ser humano.

¿El pensamiento periférico debe subordinarse?
Eso ha ocurrido. No puede negarse el valor inmenso que tiene el pensamiento occidental en la formación de la filosofía. Lo que se trata de evitar es identificar una filosofía única y exclusivamente con un pensamiento dominante.

¿Hay suficiente madurez, desde las diversas provincias del pensamiento, para dialogar y salir con propuestas comunes en un mundo excluyente?
Justamente, mi propuesta --no sé lo que dirá el congre-so--, va orientada en ese sentido. Me atrevo a decir que es la búsqueda de un contrato social filosófico. Estoy convencido de que los filósofos de todas partes del mundo, incluyendo europeos y norteamericanos, coinciden en la necesidad de este diálogo de la cultura, y que no basta crear los escenarios para que las filosofías se encuentren y dialoguen, sino tratar de encontrar en qué puntos hay coincidencias fundamentales, como para construir una especie de plano de coincidencias mínimas con un común denominador universal.
No hay una filosofía de pensamiento único, urbit et orbit.
El VII Congreso será del 20 al 22 de septiembre, y ha sido promovido por un pensador de la talla de Raúl Fornet Betancourt, en su lucha de hacer de la filosofía un lenguaje cotidiano, de acuerdo con lo expresado por Serrano Caldera.