Nacional

Monseñor Brenes: “No presionamos”


Mauricio Miranda

Monseñor Leopoldo Brenes, Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, negó que miembros de la Iglesia Católica hayan presionado a diputados en la Asamblea Nacional, para que ratificaran la penalización de todo tipo de aborto, incluyendo el aborto terapéutico.
“Cuando leí eso me daba risa, porque de manera personal no tengo ningún teléfono de ellos (los diputados)”, dijo monseñor Brenes a EL NUEVO DIARIO.
“Yo soy bien malo para los números telefónicos, con dificultad me aprendí el de mi casa. Si usted me pregunta cuál es el número de mi celular, como yo no me hablo a mí mismo, pues nunca me lo he aprendido”, expresó en tono jocoso.
Una fuente vinculada al Parlamento reveló a EL NUEVO DIARIO, que jerarcas católicos llamaron por teléfono a jefes de bancada y líderes de los partidos FSLN, PLC, MRS y ALN, en la Asamblea Nacional, para pedirles que refrendaran la penalización que aprobaron en octubre del año pasado.
Según la fuente, en el caso del oficialista FSLN, “hubo una orden de Daniel Ortega para los sandinistas”. Por su parte, Luis Callejas, diputado por la ALN, afirmó el pasado sábado: “A mí no me presionó nadie para votar, pero dicen que había habido llamadas telefónicas a todas las bancadas”.
Niega llamada al presidente Ortega
Sin embargo, monseñor Brenes sostuvo su negativa. “Creo que ningún obispo tiene esa técnica. Nosotros sacamos un comunicado, y a través de ese comunicado, nosotros nos expresamos”, indicó.
“¿No llamaron al presidente Daniel Ortega para que ordenara a sus diputados cómo votar?”, le preguntamos al líder católico, tras finalizar la misa que celebró el mediodía de ayer en la Catedral de Managua. “No. Fijate que no. Por parte del señor presidente, ni por parte nuestra. No hemos mantenido eso para presionar”, respondió.
“Creo que estaríamos desconfiando de la madurez de nuestros diputados. Creo que son hombres serios y hombres que saben valorar. Y yo no dudo que muchos de ellos, que son hombres católicos y hombres de otras confesiones religiosas que creen en Cristo, también pusieron al frente su conciencia para tomar una decisión”, manifestó.
“Ni que sí ni quizá ni que no” con moción
Por otro lado, monseñor Brenes no negó ni aceptó que jerarcas católicos hayan permitido una moción impulsada por la Comisión de Justicia, que establecía que cuando no era posible salvar la vida de la madre y la del niño por nacer, se debía de practicar un aborto terapéutico para salvar la vida de la madre.
El diputado José Pallais, del PLC, y presidente de dicha comisión, aseguró que los obispos sí “perdonaron” y “permitieron” la moción, pero que se niegan a reconocerlo públicamente por temor a que sirva de puerta de entrada, para aprobar cualquier otro tipo de aborto.
“Se hicieron las consultas respectivas, y al final se miró que no era necesario hacer todo un catálogo sobre cuáles (circunstancias) son buenas, cuáles son malas (para practicar un aborto terapéutico). Sino que las eximentes actuales ya contienen aquellas cosas necesarias, en que los médicos pueden apoyarse cuando tengan que tomar una decisión”, explicó monseñor Brenes.
“Nosotros promovemos la vida a partir de nuestra doctrina católica, y también basados en la Constitución, que dice que la vida debe respetarse desde el mismo momento de la concepción hasta el momento de la muerte”, puntualizó.
Ayudarán por “Félix” hasta la otra quincena
El presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua admitió que casi quince días después de que el huracán “Félix” arrasara con poblaciones enteras en la Región Autónoma del Atlántico Norte, no había recurrido a la feligresía para recaudar ayuda, por los gastos que representaban a sus fieles las celebraciones de las Fiestas Patrias.
“Estuve platicando con monseñor Pablo (Smith), Obispo de la Costa, y le decía de que yo no había querido en este momento llamar a toda nuestra población católica, a las iglesias, a hacer colectas, por la experiencia que tenía en Matagalpa, cuando tuvimos el Mitch, que en los primeros quince días se volcó (la ayuda), pero después nos dejaron solos”, dijo monseñor Brenes.
“Decidí junto con mi clero esperar la otra quincena, porque esta quincena todo mundo estaba buscando cómo pagar los uniformes de los muchachos para los desfiles”, añadió.
Según él, la ayuda que la Iglesia Católica aportará será exclusivamente para la compra de láminas de zinc.