Nacional

Anarquía en propiedad y la justicia muy venal


Lizbeth García

El ex magistrado del Tribunal de Apelaciones de Managua, Guillermo Estrada Borge, reconoció y criticó la existencia de prácticas “no legales y anómalas” en los tribunales de justicia, y se pronunció por una ley de ordenamiento que ponga fin al problema de la propiedad en Nicaragua.
Borge, quien actualmente es director de litigios del bufete de abogados “García-Bodán” y fue magistrado en los últimos cinco años, sostuvo un conversatorio con inversionistas y empresarios nicaragüenses para abordar los aspectos judiciales de la seguridad inmobiliaria en Nicaragua y sus principales problemas. Durante su exposición, Estrada Borge explicó que uno de los problemas más serios en Nicaragua es la seguridad inmobiliaria, porque no existe información confiable en el Registro Público de la Propiedad y los trámites en el catastro y registro son tardados y engorrosos.
Ejemplificó que cuando un inversionista viene al país y busca una propiedad, se da cuenta de que aunque la documentación legal diga que todo está en regla, al tiempo uno se entera que el bien que adquirió sí tiene problemas y, por ende, tiene que ir a los tribunales de justicia “aunque no quiera”.
Uno de los problemas más comunes que existen alrededor de la propiedad en Nicaragua es la doble titulación para una misma propiedad, lo que a juicio del jurista se originó a raíz del descalabro que trajo consigo la Ley de Reforma Agraria promulgada en los años 80.
En los tribunales de justicia es otra historia, porque la Ley de Procedimiento Civil es muy vieja y porque se dan prácticas que Estrada Borge critica.
“La práctica de retener expedientes es terrible en muchos tribunales”, reconoció públicamente Estrada, quien además criticó la orientación partidaria en la Corte Suprema de Justicia, cuyos miembros, a su juicio, deberían ser apartidarlos, porque a veces los casos se engavetan en razón de colores políticos. También Estrada criticó toda la burocracia que existe en el catastro y registro de la propiedad, los nombramientos “de dedo” dentro del Poder Judicial, porque le restan independencia al funcionario judicial, lo que sólo se resolverá cuando la Corte Suprema reglamente la Ley de Carrera Judicial.
Finalmente Borge exaltó los esfuerzos de la Corte Suprema de Justicia por automatizar el Registro de la Propiedad y de los gobiernos y de partidos más fuertes que han tratado de ponerle fin al problema de la propiedad, “pero eso no se va a acabar mientras no se ponga mano dura con aquella gente que toma tierras ”.