Nacional

Obra nica símbolo de universidades

* Altas casas de estudio del mundo la reconocen como el emblema del traspaso de conocimientos * Pero bajo la Administración de Alemán, el mismo que mandó destruir los murales, se le encargó a un mampostero restaurarla. ¡Clase de gobierno ilustrado!

Edwin Sánchez

Una obra que quizá nadie alza a ver, ubicada enfrente del viejo edificio de Correos de Nicaragua, se convirtió en un verdadero símbolo de las universidades de todo el mundo. Pero pocos saben quién la hizo y de qué talento vino equipada a esta Tierra su escultora.
La obra se llama “El Relevo”, y está ahí en la plazoleta. Figuran dos atletas semidesnudos, como en Grecia, en actitud de relevo de la antorcha, y representan a Enmanuel Mongalo y a Neri Fajardo, dijo el historiador norteño Eddy Khül.
Uno le pasa la antorcha al otro para quemar el techo del Mesón en la batalla de Rivas contra los filibusteros de Walker en 1856.
Jose Vivó, un profesor de Escultura en la Universidad de Valencia, en España, durante 26 años, le afirmó al matagalpino que en la actualidad Edith Gron, la desaparecida escultora, está siendo estudiada.
Allá le han reconocido como una gran escultora, y el catedrático se extraña de que en Nicaragua no le hayamos dado su lugar, refiere Khül.
El símbolo
Vivó subraya que “su obra ‘El Relevo’ se ha convertido, para las universidades de todo el mundo, en un símbolo que representa el traspaso de sabiduría, de conocimientos. Paradójicamente, casi nadie conoce el nombre de la ilustre autora de tan maravillosa y admirada obra.”
Edith Gron fue hija de un inmigrante danés que llegó a la ciudad de Matagalpa en 1923. Ella sobresalió moldeando con lodo en su finca, y allí la descubrieron y vino a la escuela de Artes.
Prácticamente esculpió con sus manos a los grandes protagonistas de nuestra historia, comenzando con el Cacique Nicarao o Macuilmiquiztli, ubicado en la entrada del parque Las Piedrecitas.
También le dio forma y rostro a Andrés Castro, quien prácticamente custodia la entrada a la Hacienda San Jacinto. Asimismo, es la creadora de la famosa cabeza de Rubén Darío que se mira en todas las bibliotecas y cuyo original se encuentra en el Banco Central.
Lo del albañil
En un aniversario más de las Fiestas Patrias, sería magnífico que las autoridades competentes pudieran difundir quién era esta danesa-nicaragüense y destacar su espléndida obra.
En la página de internet, de Manfut, refiere que cuando era el ministro del Distrito Nacional Gustavo Raskosky, “sometió a concurso en marzo de 1959 un proyecto para levantar en dicha Plaza-Parque, un monumento que representara alegóricamente al Progreso.
“Un total de 12 esculturas talladas en madera o modeladas en yeso, participaron en este concurso, pero ninguna de ellas se ajustaba al tema solicitado.
”Finalmente, la insigne escultora Edith Gron presentó un boceto, el cual fue elegido, y es el monumento que hoy día está erigido en la Plaza El Progreso, titulado El Relevo”.
No obstante, el monumento con el tiempo y la falta de mantenimiento se deterioró, y en 1998, durante la Administración de Arnoldo Alemán, el mismo que mandó a destruir los murales de Managua, fue restaurada nada menos que por un mampostero. ¿No hay presupuesto en Nicaragua para el arte?
La parte del brazo que le hacia falta fue completada, pero sin guardar los movimientos y tensiones del cuerpo, realizándose un brazo desproporcionado.
Se perdió, además, su color original, y en la actualidad está pintada de café. ¡Así se hace cultura en Nicaragua!