Nacional

Telehablatón un éxito y qué hacer con ayuda


Heberto Rodríguez

Mientras la ayuda aún no llega a algunas comunidades de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) afectadas por el huracán “Félix”, los encargados de la recolección de la misma no terminan de ponerse de acuerdo en la forma de hacerla llegar a los damnificados, pese a que la solidaridad de la gente del Pacífico no se ha hecho esperar.
Por ejemplo, sobre la inversión del dinero recaudado ayer en el telehablatón existe todavía una falta de consenso entre los organizadores. El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) considera que debería ser invertido en proyectos de viviendas, los que bien podrían ser ejecutados por la Cámara de la Construcción.
“No queremos únicamente comprar zinc y de repente mandamos un zinc y a ver a quién le llegó allá, y de repente ese mismo zinc no logró el objetivo de darle techo al damnificado”, dijo el presidente del Cosep, José Adán Aguerri.
“Entonces, lo que estamos es queriendo que entre las diferentes fuerzas que componemos el sector privado y la sociedad, logremos montar proyectos de viviendas, donde le entreguemos a la persona la casita ya construida. Obviamente, aquí la Cámara de Construcción juega un papel muy importante, y de ahí vamos a establecer las comunicaciones con las diferentes instancias que sintamos que pueden aportar a hacer más expedito este proceso”, agregó.
Usar a Sinapred
Por su parte, el enlace de la Coordinadora Civil, Mario Quintana, aseguró que ésta no es una decisión tomada aún.
“Esa es una decisión pendiente, en términos generales hemos consensuado que deberíamos utilizar las instancias oficiales de Sinapred para hacer la movilización de todos estos productos, pero también hay criterios en el sentido de comprar los productos y llevarlos directamente a las comunidades, donde incluso todavía no ha podido ser llevada la ayuda”, expresó.
Quintana explicó que tienen reportes que en las zonas montañosas de Bonanza había 300 familias atrapadas sin alimentos, sin medicinas, y niños enfermos, información obtenida a través de campesinos que bajaron de sitios aledaños después de tres días de camino.
“Entonces, está la decisión de poder comprar los productos y entregarlos en coordinación para no hacer repeticiones ni esfuerzos paralelos, pero siempre buscando que todo eso llegue a la gente afectada. Hemos dicho que por lo menos unas 50 mil láminas de zinc deberían ser compradas como una prioridad”, sostuvo.
Todo el dinero recaudado en telehablatón será auditado por la firma internacional Deloitte, según acordaron los organizadores.
Igualmente, coincidieron en utilizar los medios del Ejército para hacer la entrega de los víveres recolectados, los cuales están siendo almacenados en bodegas de la misma institución castrense, de la Cruz Roja Nicaragüense, de la Coordinadora Civil y del Cosep.
En este tipo de circunstancias no faltan los aprovechados. Mario Quintana, consciente de ello, manifestó: “Nosotros respondemos por lo que se recoja hoy (ayer) en ese esfuerzo mancomunado. Si alguien llega de manera individual a pedir es por cuenta y riesgo de la persona que lo entregue”.