Nacional

Observan con cautela a dos sistemas tropicales

Uno de los sistema cuyo centro está en el Atlántico, tiene condiciones favorables para que hoy en horas de la noche se vuelva una depresión tropical, mientras se mueve rumbo oeste-noroeste a aproximadamente 10 millas por hora

Expertos en huracanes dijeron esta mañana que están monitoreando dos sistemas en desarrollo, uno de ellos en el Golfo de México, cerca de Texas, y el otro en aguas lejanas del Océano Atlántico, informó hoy el diario electrónico MiamiHerald.com.
Ambos sistemas parecen estar a punto de convertirse en depresiones tropicales, y el que está en el Atlántico podría convertirse en una tormenta tropical o huracán.
El sistema de baja presión en el Golfo se hallaba cerca de Texas y Louisiana, lo que significa que estaba quedándose sin tiempo de volverse una amenaza mayor.
Sin embargo, los meteorólogos dijeron que podría tornarse en una depresión tropical antes que su centro toque tierra. La tripulación de un avión cazahuracanes analizará el sistema hoy por la tarde.
''Se está desplazando lentamente hacia el norte-noroeste, y sin que importe mucho si se convierte o no en huracán, lo cierto es que copiosas lluvias se esperan a todo lo largo del sureste de Texas y Louisiana en los próximos dos días'', dijo el especialista en huracanes James Franklin, del Centro Nacional de Huracanes en el oeste del condado Miami-Dade. Ya la costa de Texas ha recibido fuertes lluvias este verano.
Un poco más hacia el este, un sistema, cuyo centro está en el Atlántico a unas mil 150 millas del arco exterior de las islas del Caribe, ha estado desarrollándose durante varios días, y al parecer está listo para ser seguido de cerca por el centro de huracanes.
''Este sistema continúa organizándose mejor y las condiciones parecen ser favorables para que hoy en horas de la noche se vuelva una depresión tropical mientras se mueve rumbo oeste-noroeste a aproximadamente 10 millas por hora'', dijo la experta Michele Mainelli hoy por la mañana.
A medida que se acerca a tierra, podría convertirse en una tormenta tropical o incluso en un huracán. El próximo nombre en la lista de tormentas del año 2007 es Humberto.