Nacional

Salida vergonzante de Gerardo Miranda


Gerardo Miranda ya no podrá ser cónsul de Nicaragua en Liberia, Costa Rica. Un Acuerdo Ministerial de la Cancillería publicado en La Gaceta del lunes 10 de los corrientes, nombra a Mario Rivas Baldelomar como el nuevo Cónsul en esta ciudad del país del sur.
Costa Rica no otorgó su exequátur a Miranda, pero sí a Rivas Baldelomar, quien en abril de este año fue nombrado Cónsul en Ciudad Quesada. El canciller Samuel Santos no ha revocado el nombramiento de Miranda, que surtió efecto desde el dos de abril, aun sin la venia del gobierno costarricense.
A pesar que la vacante en el Consulado de Ciudad Quesada ya está ocupada por José Reynaldo Rodríguez, el canciller expresó que existe la posibilidad de que Miranda sea cónsul en Liberia. Eso, precisó Santos López, cuando logre salir de los problemas legales que tiene y cuando Costa Rica le dé el exequátur.
Miranda está siendo investigado por una comisión especial en la Asamblea Nacional y por la Fiscalía, debido a que fue acusado de pedir dinero a cambio de resolver conflictos legales. El nombre de Miranda Obregón saltó a la palestra pública cuando era diputado por el Frente Sandinista ante la Asamblea Nacional, y fue calificado como traidor por sus colegas del FSLN, ya que el día que se elegiría a la Junta Directiva de la Asamblea Nacional en 2006, apareció en la bancada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC).
Horas después, acompañado del hoy presidente de la República, Daniel Ortega, se retractó de la decisión, y aquel día quedó para la historia por los epítetos contra Miranda, quien años antes fue alcalde de San Juan del Sur, municipio de Rivas.
Consejos no se detienen
En tanto, el presidente Daniel Ortega oficializó mediante dos decretos los consejos recién creados. El primero es el Consejo del Poder Ciudadano de la Ganadería (CPCG), conformado por todas las asociaciones de ganaderos; y el segundo es el Consejo del Poder Ciudadano de Participación Cooperativa. Este último tiene como propósito contribuir con el desarrollo nacional del movimiento cooperativo, “sirviendo de interlocutor para la formulación de iniciativas que beneficien a los aliados”.
Por otra parte, el Acuerdo Presidencial 361-2007 establece la aceptación de la renuncia de Karla Rodríguez López, quien era directora ejecutiva del Instituto de Desarrollo Rural (IDR).