Nacional

Maquila cierra y deja “colgados” a obreros


Luis Alemán

El Sindicato Unitario de la Empresa Everly Nicaragua Limited denunció que 400 empleados quedaron en el desempleo, luego de que la gerencia de dicha empresa dispuso, sin contar con la autorización del Ministerio del Trabajo, cerrar la maquila.
Según Gerald Mejía, dirigente del sindicato unitario, desde que la empresa inició operaciones en 2006, jamás cumplió con la legislación laboral nicaragüense, porque los administradores de la Everly Nicaragua Limited, afirmaban que la ley que los administraba era la legislación laboral de Honduras, país donde tienen otras empresas con la misma razón social.
Mejía explicó que nunca pagaron el 100 por ciento del costo de la hora extraordinaria laborada, tal como lo señala el Código del Trabajo. “Pagaban el 30 por ciento, porque argumentaban que así lo establece la ley laboral de Honduras”, señaló.
Pero, además, tampoco entregaban el total del pre y posnatal a las mujeres embarazadas, “sólo les daban el 40 por ciento de su pre y posnatal”, denunció el dirigente sindical.
Mejía aseguró que ante la violación del convenio colectivo, el sindicato llamó a la gerencia de la empresa a través del Ministerio del Trabajo, y se llegó al acuerdo de respetar los derechos laborales, pero al final ninguno de los acuerdos funcionó, al grado de que el pasado 5 de septiembre, los 400 trabajadores fueron convocados a una asamblea general donde se les notificó el cierre definitivo de la empresa.
El argumento de la maquila era que no tenían órdenes de producción, por lo que la materia prima sería trasladada a la empresa Metro Garment y compañía limitada, que también es propiedad de los inversionistas dueños de la Everly Nicaragua Limited.
Mejía negó que el cierre se deba a la falta de órdenes de producción de la marca Ralph Lauren Sport, y aseguraron que buena parte del personal fue recontratado por la Metro Garment, no así los trabajadores que se identificaron con el movimiento sindical.
El caso fue denunciado por los sindicalistas en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, donde explicaron que tras el cierre de la maquila, pidieron al Ministerio del Trabajo que realizara una inspección en la empresa, pero los inspectores no fueron atendidos, por lo que la Inspectoría Departamental multó a la empresa con 10 mil córdobas.