Nacional

Lloran y oran ante templos derribados

* 150 iglesias moravas destruidas en toda la región

Fermín López

PUERTO CABEZAS, RAAN
Los techos destrozados y paredes derribadas no impidieron a las víctimas del huracán “Félix” reunirse para dar gracias a Dios por estar vivos, aunque sea a la intemperie y con varios parientes muertos o desaparecidos.
No habían árboles que ayudaran a dar sombra, porque todo fue destruido por los fuertes vientos que trajo el paso del huracán, por lo que niños, jóvenes y adultos se reunieron bajo el sol para dar gracias a Dios, mientras otros desde su llegada a la iglesia no hicieron más que llorar, porque habían perdido algún familiar, y otros expresaban sentir gran dolor de ver la casa de Dios destruida.
“No padre, tu casa no… ¿por qué permitiste que fuera destruida así?”, lloraba la anciana Flora Richard en la comunidad de Sisín, donde la iglesia Morava fue destruida casi totalmente.
150 iglesias destruidas
Según la superintendente de la Iglesia Morava en Nicaragua, reverenda Cora Antonio Matamoros, sólo la Iglesia Morava reporta unas 150 iglesias destruidas, sin contabilizar las iglesias de las otras denominaciones que están en la comunidad.
El Sinapred junto a la Defensa Civil regional habían establecido 14 centros de albergue supuestamente seguros, entre los que se ubicaban muchas de las iglesias que fueron afectadas.
La población tenía fe en que las iglesias eran el mejor lugar para esconderse del huracán, “y si morimos dentro de la Iglesia es muy probable que Dios nos lleve al cielo”, dijo la niña Florencia Hodgson, habitante del barrio Spanish Town, la que se fue a refugiar en la iglesia Morava Santa Trinidad, que “Félix” dejó sin techo la madrugada del pasado martes, cuando parte de su fuerza pasó por Bilwi.
Lo interesante de todo es que todas estas iglesias estaban llenas, ya no había más espacio para albergar más gente a la hora que “Félix” golpeó, y a pesar de los daños que sufrieron estos refugios no se maneja de ninguna muerte dentro de ellas, “la poderosa mano de Dios estuvo sobre aquellos que pusieron su fe en él”, señaló el anciano Dino James, de la comunidad de Sandy Bay.
Primeros donativos
La iglesia Morava junto a la Católica recibió las primeras 20 mil libras de alimentos y cinco máquinas purificadoras de agua provenientes de Miami, donados por nicaragüenses y otros ciudadanos que viven allá y están preocupados por la situación que enfrentan los hermanos de la RAAN en el Caribe nicaragüense.