Nacional

Representante de ONU promete apoyo duradero

* Gobernador dice que más de la mitad de damnificados no han recibido agua potable

Fermín López

PUERTO CABEZAS, RAAN
Más del cincuenta por ciento de las personas damnificadas por el huracán Félix no han recibido ni una onza de agua potable, debido al mal estado de los caminos, dijo el gobernador de la Región Autónoma del Atlántico Norte, ayer, durante su ponencia al representante de las Naciones Unidas en Nicaragua, Alfredo Missair.
Según el gobernador Francis, los datos preliminares que aumentan cada día, hasta ayer contabilizaban 155 mil 528 personas damnificadas, nueve mil 809 casas destruidas totalmente, y seis mil 678 viviendas sin techo.
Agregó que el número de personas muertas identificadas con nombre, apellidos y edades, asciende a 39, a otras 76 no fue posible identificar por el alto grado de descomposición en que fueron encontradas, y 86 personas están desaparecidas.
El representante de las Naciones Unidas en Nicaragua, Alfredo Massair, prometió a los indígenas afectados y a las autoridades regionales concurrentes en el acto de presentación de la situación, todo el apoyo por parte de las Naciones Unidas para los próximos seis meses, y después de eso dijo que también se podía contar con más apoyo para la reconstrucción de las comunidades.
Queremos que nuestras comunidades se desarrollen a tal grado que puedan en el futuro aportar al desarrollo del país, y no convertirse en comunidades altamente dependientes. Algunos de los afectados acaban de perder a un familiar, y sin embargo ya están demandando semillas para intentar trabajar la tierra, dijo Francis.
Alfredo Massair llego a Bilwi acompañado de la representante de Unicef, Débora Comini; de Laura Clementi, de la FAO; de William Hart, del PMA, y de la representante de la Organización Panamericana de la Salud Socorro Gross.