Nacional

Organizaciones de mujeres protestan a los obispos


Luis Alemán

Organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres rechazaron la posición de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, que amenazó con nuevas marchas ante la decisión de un grupo de diputados de promover reformas al Código Penal para permitir el aborto terapéutico en casos especiales.
El Movimiento Campaña 28 de Septiembre rechazó la censura de la Conferencia Episcopal. “La Conferencia Episcopal está violando las leyes del país, en tanto la Constitución establece que el Estado es laico”, afirmó Patricia Orozco, directora del organismo que promueve los derechos de las mujeres nicaragüenses.
Recordó que los diputados pertenecen a un Estado laico y, por lo tanto, deben tomar decisiones atendiendo a los intereses de la ciudadanía y no de los religiosos.

Violan derechos humanos
En iguales términos reaccionó la licenciada Martha Munguía, Directora del Centro de Mujeres Acción Ya, quien aseguró que eliminar el aborto terapéutico es una violación a los derechos humanos de las mujeres. “Están descargando en las víctimas (las mujeres) todas las responsabilidades de quienes ocasionan los abusos sexuales”, aseguró.
“Por actitudes fundamentalistas las niñas que resultan embarazadas por violaciones están exponiendo sus vidas e interrumpen su proceso natural de ser niñas al pasar a la maternidad, que no es normal en su edad”, aseguró Munguía, quien celebró la iniciativa de los diputados.
Para Orozco, “es legítimo que los diputados debatan la figura del aborto. Es lógico y, por tanto, legítimo que diputados consulten a distintos actores y que tomen sus propias iniciativas”, señaló.
Orozco fue más largo aún al señalar que los diputados no deben tributos a la Conferencia Episcopal. “A ellos les paga la ciudadanía nicaragüense con sus impuestos”. Los obispos, según Orozco, “deben discutir con su feligresía los problemas que les preocupa y atañen a su feligresía, pero no pueden imponerse por encima del derecho que tiene la ciudadanía nicaragüense”.
“Nicaragua ha quedado entre los países que mayoritariamente violan los derechos humanos de las mujeres”, afirmó Munguía, quien rechazó el hecho de que la Conferencia Episcopal imponga un interés religioso que no es el de toda la sociedad nicaragüense.