Nacional

Gobierno intentó evitar divulgación de muertes

* Líder evangélico recomienda mejorar sistema de alerta de desastres

Ary Pantoja

El pastor evangélico Augusto César Marenco dijo ayer que el gobierno intentó obstaculizar la divulgación del número real de muertos ocasionados por el paso del huracán Félix en la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN.
Marenco desconoce las razones, pero insistió en su percepción de que las autoridades de la Defensa Civil, adscrita al Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres, Sinapred, intentaron ocultar a la población la cantidad de víctimas y con ello, la magnitud del desastre.
“Defensa Civil, el Ejército y el Sinapred no querían decir que murieron 20 ó 30 personas, pero los muertos andan flotando. Quisieron, hasta cierto punto, no alarmar a la población, pero yo creo que las cosas que son claras, no se pueden ocultar”, expresó.
A juicio de Marenco, las autoridades del Sinapred y los nicaragüenses “fueron sorprendidos” por el fenómeno natural, por lo que señaló la necesidad de mejorar el sistema de alerta de desastres del gobierno. Marenco también criticó la tardía reacción de las autoridades del Sinapred ante el fenómeno natural.
“Estamos sorprendidos con tanta gente muerta (por el huracán). Yo no quisiera emitir un criterio alrededor de eso (el retraso en la decretar la alerta), pero yo percibo que hay que fortalecer algunas cosas”, dijo.

Gobernantes deben actuar con humanismo
El líder evangélico llamó a los gobernantes a actuar con visión humanista y no política ante los desastres naturales, sobre todo cuando lo prioridad es la protección de la vida de los ciudadanos.
“Los hechos hablan por sí solos”, respondió Marenco, cuando se le consultó si las alertas tardías en las autoridades obedecen más a criterios políticos que humanos.
“Nosotros sentimos que hay ciertas deficiencias (en el sistema de alertas). Ha faltado también presupuesto para invertir en la infraestructura de las ciudades de la Costa Caribe, que ha sido golpeada por huracanes”. Si pasa algo en este país, es responsabilidad de todos”, señaló Marenco.
Recordó que algo similar ocurrió en 1998 cuando el entonces presidente Arnoldo Alemán se negó a decretar la alerta ya con el huracán Mitch encima de Nicaragua, y se dio el deslave del volcán Casitas que dejó más de tres mil muertos.