Nacional

Varios miles en marcha de Masaya


Tania Sirias

Alrededor de cinco mil nicaragüenses de diferentes ideologías partidarias marcharon por las calles de Masaya, pronunciándose en contra de los Consejo del Poder Ciudadano (CPC), pues consideran que estas organizaciones no contribuyen a la unidad nacional, y, por el contrario, están siendo creadas para controlar a la población. “No al autoritarismo, el nepotismo y la partidización”, es lo que demandan los marchistas.
La concentración fue convocada por líderes del Movimiento por Nicaragua, quienes se mostraron satisfechos por la votación de los diputados a favor de la derogación de los CPC. Violeta Granera, directora de esta organización, dijo que no están en contra de que el Frente Sandinista se organice, pero no van a tolerar que les impongan estructuras partidarias que marginen al resto de la población.
“Lo que nos preocupa es la división que se está promoviendo en la sociedad, ya que a través de los CPC se pretende controlar partidariamente a la ciudadanía. Estas estructuras verticales del partido sandinista, se pretenden situar por encima de la población y de las autoridades legítimamente electas por el pueblo”, expresó María Antonieta Fiallos, del MpN.
Sociedad ya cuenta con espacios
Granera afirmó que la población ya cuenta con espacios de organización, a través de la Ley de Participación Ciudadana, y lo que están creando los secretarios del Frente Sandinista es un engaño. “Además, están desconociendo los esfuerzos que viene haciendo la sociedad civil desde hace 16 años, con el fin de montar una estructura que no va con el espíritu de pluralidad y tolerancia”, dijo la dirigente del Movimiento por Nicaragua.
Los marchistas portaban mantas donde exigían al gobierno parar con los despidos en el Estado, ya que no contribuían a la promesa de campaña de paz y reconciliación. “No queremos pobres arriba ni abajo, lo que queremos es trabajo”, gritaban los miles de ciudadanos que participaron en la concentración.
Además, pidieron un clima de confianza para la inversión y el respeto a la propiedad privada, garantizando así miles de fuentes de empleo. “Igualmente, solicitamos soluciones al problema energético y no crear falsas expectativas sobre plantas de generación que encarecen el costo de la energía, ni refinerías para las que no hay dinero”, dijo María Antonieta Fiallos.

No al recurso de inconstitucionalidad
El diputado Eduardo Montealegre también participó en la marcha, y reiteró que la intención del presidente Daniel Ortega es reactivar los Comités de Defensa Sandinista, conocidos por la población como los CDS en los años 80.
Por su parte, Enrique Quiñónez dijo que “la derogación de los CPC es una muestra de unidad de las fuerzas democráticas. Ya con la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) dimos el primer paso, ahora hacemos un llamado a los magistrados a que no se pronuncie a favor de un futuro recurso por inconstitucionalidad de estos Comités de Persecución Ciudadana”, expresó el diputado del PLC.
En tanto, Granera afirmó que la marcha también tiene como objetivo: oponerse a cualquier intento del presidente Ortega a presentar un recurso por inconstitucionalidad a la reforma al artículo 11, de la Ley 290, “Ley de Organización, Competencia y Procedimientos del Poder Ejecutivo”, mediante la cual los CPC dejan de pertenecer a la estructura del Estado.