Nacional

Reacomodo con racionamiento

* Aunque esperan que hoy por la tarde o mañana por la mañana esté solucionado el problema, toman medidas contra agiotaje * Sin embargo, algunas gasolineras cerraron alegando falta de energía y otras hasta desmontaron pizarra de precios

Oliver Gómez

La escasez de combustible ayer fue evidente en las estaciones de servicio de la periferia de Managua, donde las bombas estaban apagadas o sólo se vendía hasta 300 córdobas, pero no se despachaba en bidones y mucho menos a los vehículos de carga. La medida fue pareja en estas gasolineras, y se espera que el problema sea superado mañana.
Después de obtener información de fuentes de la industria petrolera del país, EL NUEVO DIARIO ayer realizó un recorrido por varias estaciones de servicio, donde se confirmó la escasez de gasolina y diesel, y hasta algunas anomalías en las operaciones.
“Se ordenó que el desabastecimiento debe ser concentrado en las estaciones donde hay menos afluencia de vehículos, para que el fenómeno no provoque especulación o agiotaje con el producto”, explicó una fuente del sector.
“Estas gasolineras son las que están ubicadas en las entradas y salidas de los departamentos, pero el problema es que en estos puntos, aunque llegan menos vehículos, se vende más volumen, porque se trata de la demanda del transporte de carga y estamos teniendo problema con la demanda de estos conductores”, agregó.
Este dato se confirmó en la estación Texaco Xiloá, donde los bomberos tenían orden de vender un máximo de 300 córdobas en gasolina o diesel a cualquier conductor de vehículo, pero no despachar en bidones.
Los conductores de pesados camiones ayer trataron de llenar el tanque en esta estación, pero sólo les vendían la cantidad de dinero indicada, y al final, ninguno supo cuánto se llevó en volumen de diesel, porque la pizarra de precios fue desmontada y la bomba no mostraba el precio del litro.

En puntos determinados
A estos conductores de camiones, furgones, buses y hasta taxis interlocales, se les recomendaba que llenaran el tanque en las estaciones Petronic, donde había suficiente diesel.
Lo mismo sucedió en la Shell ubicada cerca de Monte Tabor, en la Carretera Sur, y también en la Texaco cercana, donde sólo se atendía en una bomba y bajo las mismas medidas.
Minutos después y bajo un fuerte aguacero en horas de la tarde, EL NUEVO DIARIO encontró una fila de vehículos en la estación Esso del Siete Sur, donde varios conductores esperaban que los bomberos despacharan diesel y gasolina, pero no había.
“No hay. No sé qué es lo que está pasando y no estoy autorizado para hablar”, dijo uno de los técnicos de esta estación, quien remitía a todos los clientes a la estación Shell ubicada en frente, donde se despachaba cualquier volumen.
Después se recibió una llamada telefónica donde nos informaron que varios concesionarios habían decidido apagar las bombas y guardar el producto que estaba almacenado en sus tanques, tratando de sacar ventaja en los precios ante una mayor escasez.

Cierran con falso pretexto
Esta situación se confirmó en algunas gasolineras ubicadas en carretera a Masaya, donde no se estaba despachando porque supuestamente no había energía eléctrica, y también en la estación Shell ubicada de la Texaco Guanacaste una cuadra abajo.
Cabe destacar que estas gasolineras cuentan con pequeñas plantas de energía eléctrica, pero ayer, curiosamente, no las echaron a andar. La misma queja se recibió en el caso de Tipitapa y León, pero estas denuncias no se lograron confirmar.
Mauricio Aranda, Gerente General de Shell de Nicaragua, ayer evitó referirse a las negociaciones con la Esso y las compras de combustible realizadas esta semana, pero dijo que este “pequeño impasse” será superado mañana martes, en los despachos de combustible que se realizarán en horas de la tarde.
EL NUEVO DIARIO intentó comunicarse con el gerente de Esso, Joaquín Magalhaes, pero no contestó su teléfono, igual que José García, gerente de la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo (DNP), la firma administrada por Glencore.
Las autoridades del Instituto Nicaragüense de Energía (INE) hoy deben rendir su informe respecto de las compras de combustible de las petroleras para la próxima semana, y los técnicos deben realizar el monitoreo de precios en las 74 gasolineras de la capital, de donde se puede desprender nueva información respecto de la escasez.