Nacional

No hay agua para consumo

* Niños enfermos por la contaminación, y todos viviendo a la intemperie * Embajador Trivelli visita zona, lleva ayuda y promete más

Fermín López

PUERTO CABEZAS, RAAN
La falta de agua en las comunidades afectadas por el huracán “Félix” ya comenzó a causar estragos en la salud de la población, porque los pozos de se contaminaron dejando a los habitantes sin el vital líquido.
Jaffer Alvarado tiene cinco meses de edad y mientras su madre lo carga en sus brazos luce una mirada triste y cansada, producto de una diarrea que está padeciendo desde hace dos días. Su mamá Nubia Alvarado no sabe dónde llevarlo, debido a que en la comunidad de Krukira, donde habitan, no hay médicos, enfermeras ni centros de salud.
El niño Jaffer no es el único con diarrea, problemas de la piel y desnutrición, ya que en cada casa de la comunidad hay niños que, debido al consumo de agua contaminada, están padeciendo de varias enfermedades sin la posibilidad de tener un médico cerca para que los atienda.

Agua potable no llega
La ayuda ha comenzado a fluir en alimentos, ropa, medicamentos, plásticos, zinc, etc. pero el agua potable no llega por lo menos para saciar la sed de los damnificados y evitar lo que podría convertirse más adelante en una epidemia de varias enfermedades.
Sumado a los problemas de salud, se encuentran las pésimas condiciones de vivienda, ya que muchas de estas familias han medio construido una caseta de láminas viejas retorcidas con piso de tierra, donde duermen también los niños.
EL NUEVO DIARIO intentó conocer la versión del Ministerio de Salud, ya que desde el inicio habían venido diciendo que la situación de salud estaba cubierta, sin embargo, a escasos kilómetros de la ciudad aún no llegan las brigadas médicas ni medicinas.
En las comunidades indígenas ubicadas en la Región Autónoma del Atlántico Norte no existen sistemas de agua potable, allí la población se abastece de agua de pozo, tanto para el consumo como para otras actividades de la casa, y con el paso del huracán “Félix” todos los pozos se han contaminado. Ante la escasez de agua, los comunitarios están consumiendo de esas fuentes.

“Casas de galleta”
Según el anciano de la comunidad, Joel Cristóbal, es la primera vez en su vida que ve cómo las paredes de su casa de concreto “fueron derribadas como si fueran de galleta”.
En la comunidad de Santa Marta la situación es similar que en Krukira, las necesidades son muchas, pero la ayuda muy poca. Olga Peralta señaló que con dificultad les entregan dos libras de arroz para dos días, para una familia de cinco miembros, “eso es demasiadamente poco”, subrayó.

EU promete más ayuda
El embajador norteamericano Paul Trivelli visitó ayer dos de las comunidades afectadas por “Félix” y anunció que el Gobierno de Estados Unidos continuará con su apoyo hasta que se logre la reconstrucción de las zonas desvastadas por el meteoro.
Agregó que el apoyo de su gobierno hasta el momento asciende a más de un millón de dólares, correspondiente a 60 toneladas de alimento, frazadas, medicina y paquetes de uso personal.
Para el día de hoy, domingo, se tiene prevista la llegada de unos 20 mil galones de agua purificada procedente del barco militar estadounidense WASP, que se encuentra anclado a unas 10 millas de Bilwi.
Trivelli afirmó que han estado apoyando con seis helicópteros para el traslado de alimentos a las comunidades.