Nacional

Entregan premio a maestra precursora de preescolar

* Acto en Masatepe y entrega de los 10 mil dólares y la escultura del padre Cardenal, por el doctor Sergio Ramírez Mercado

Alberto Cano

MASATEPE

Una maestra precursora de la modalidad de preescolar en Nicaragua, Berta Mairena de Miranda, fue la merecedora del premio anual al magisterio que por primera vez entrega la fundación “Luisa Mercado” y que este año convocó a 39 concursantes de primaria, educación especial y preescolar.
El presidente de la fundación, el escritor nicaragüense Sergio Ramírez Mercado, recordó que en Nicaragua la educación está llena de carencias, pero también de heroísmo, de mucha pobreza y limitaciones, de mucho coraje y dedicación, y que uno de esos ejemplos es la profesora Mairena.
Ejemplar educadora desde la edad de 14 años, cuando, sin esperar nada a cambio, alfabetizó a iletrados en el barrio “El Caimito” de la antigua Managua, y más tarde, en 1966, fue pionera en la enseñanza de preescolar cuando esa modalidad ni siquiera estaba incluida en el sistema educativo del país.
Ramírez Mercado también hizo notar que mientras anualmente en Nicaragua miles de niños desertan de las aulas por falta de oportunidades, existen maestros y maestras abnegados que dedican su existencia a enseñar con ejemplar diligencia, a pesar de los bajos salarios y los pocos incentivos.

Objetivos de la Fundación
Por eso, uno de los objetivos que persigue la fundación “Luisa Mercado” obedece a esa necesidad de ayudar a convertir a la educación en un asunto de nuestra atención diaria y referente constante de la vida nacional, dijo el también ex vicepresidente de la república.
El planteamiento entonces es que la educación sea constructora y liberadora a la vez, que potencie la fuerzas del país, que despierte la imaginación, multiplique el conocimiento y que nos haga dueños de la tecnología y un país consagrado a la democracia, a la justicia y a la paz. Porque sólo una nación de ciudadanos educados puede ser una nación de ciudadanos libres y prósperos, y nuestro aporte comienza por reconocer el heroísmo de nuestros maestros, dijo Ramírez.
Hizo énfasis en que la mejor manera de honrar a su querida madre, la respetada educadora doña Luisa Mercado, es el estímulo para quienes a diario en situaciones adversas lo dan todo por forjar una mejor nación, y esos héroes anónimos son los maestros.
Por ello, este año el premio dotado de 10 mil dólares, medalla de oro y una escultura del poeta Ernesto Cardenal convocó a 39 educadores en la modalidad de preescolar y educación especial, pero el año entrante será para los maestros de educación secundaria, normal y técnica.
Además, inauguró una biblioteca con 8 mil volúmenes y en la casa de los “Ramírez Mercado”, en Masatepe, se abrirá la oportunidad para que los profesores en servicio puedan actualizar sus conocimientos. Asimismo, se formó la escuela de música con apoyo de la camarata Bach, que ya cuenta con 60 alumnos y que lleva el nombre del abuelo paterno de Sergio Ramírez, don Lisandro Ramírez Velásquez, de grata recordación y uno de los mejores músicos y compositores que ha conocido Nicaragua.
La sede de la fundación, explicó Ramírez, también estará abierta a conciertos, recitales, exposiciones de artes plásticas y presentaciones de cine y vídeo.
La profesora Mairena, que entró a la iglesia San Juan Bautista, de Masatepe, escoltada por los tres mejores alumnos del municipio y de Masaya, dijo que recibía con humildad el premio otorgado por su invaluable procedencia, porque nadie mejor que la familia puede comprender la labor de un maestro, pues observa muy de cerca sus empeños, sus alegrías, tristezas, sueños e ilusiones, y de eso tiene mucho que dar fe la familia Ramírez Mercado. Además, señaló que el premio lo compartía con el personal que labora en su preescolar en la capital.