Nacional

Intensifican jornada de salud para evitar epidemias en la RAAN


Las autoridades de salud de Nicaragua intensificaron hoy su jornada de limpieza en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), declarada en estado de desastre tras el paso del huracán "Félix", ante la amenaza de un repunte epidemiológico.
Así lo informó hoy a Acan-Efe en conversación telefónica, desde Puerto Cabezas, capital del Caribe norte de Nicaragua, el director de Epidemiología del Ministerio de Salud (Minsa), Juan José Amador.
"Estamos haciendo un trabajo preventivo de fumigado, desinfección de agua, organizando varios sitios de trabajo en varias direcciones, y movilizando brigadas", dijo el funcionario en la escalinata de uno de casi 10 helicópteros que despegaron hacia recónditas comunidades de la RAAN.
El Minsa advirtió de "altas probabilidades" que surjan brotes epidémicos de enfermedades como diarrea, infecciones respiratorias, y otras, por la contaminación de aguas, los fallecidos que llegan en avanzado estado de descomposición y la insalubridad de la zona.
Amador aclaró que, hasta hoy, "no hay ninguna situación especial de epidemia, pero estamos haciendo el trabajo de prevención".
Exploraciones aéreas, navales y terrestres
En el Caribe norte de Nicaragua, embestido con toda su furia por "Félix" el día 4 pasado con vientos de 260 kilómetros por hora y categoría cinco en la escala "Saffir-Simpson", se encuentran cerca de 20 brigadas médicas atendiendo a la población afectada, añadió.
Esas brigadas trabajan en coordinación con galenos de Cuba, EE.UU., Honduras y Venezuela, que también se han movilizado hacia la zona del desastre.
Mientras tanto, el Ejército de Nicaragua informó hoy de que, a través de especialistas del cuerpo médico militar, colaboran con el Minsa en el control epidemiológico.
En un comunicado las fuerzas castrenses afirmaron que trasladaron de Managua hacia Puerto Cabezas suministros humanitarios "de primera urgencia".
También de que continúan con sus exploraciones aéreas, navales y terrestres de búsqueda, salvamento y rescate, y con la evacuación de heridos, entre otras labores de reconstrucción.
El Ejército, a cuya instancia está subordina la Defensa Civil, da cuenta de 56 muertos tras el paso de "Félix", aunque las autoridades han reconocido que la cifra puede aumentar "drásticamente".
También reportan 21 heridos, 132 desaparecidos y 134 rescatados con vida.
Asimismo, registran 53 mil 482 damnificadas, nueve mil 463 familias afectadas y ocho mil 885 personas que aún permanecen alojados en 60 albergues.
La Defensa Civil también da cuenta de 10.267 casas destruidas, 2.617 casas parcialmente destruidas, 86 edificios públicos y 105 edificios privados que sufrieron daños.
313 mil 824 aislados
Además, confirma que aún no se han restablecido los servicios de energía eléctrica, telefonía y agua potable en la RAAN.
Hasta la zona del RAAN es casi imposible el acceso directo y la población, de 313 mil 824 personas, permanece aislada.
Solo se puede llegar hasta esta región por aire o por mar, porque las carreteras están cortadas y los ríos, tradicional medio de comunicación, están desbordados.
El Ministerio de Defensa pidió a los agregados militares, navales y aéreos acreditados en Nicaragua equipos para la Unidad Humanitaria y de Rescate del Ejército para socorrer a las víctimas que dejó el ciclón.
Mientras, la cúpula empresarial nicaragüense convocó hoy a un "telehablatón" el próximo miércoles, cuyo objetivo es recolectar ayuda para los miles de damnificados.
Hoy, también, fueron repatriados unos 41 indígenas misquitos de Nicaragua, cuyas embarcaciones naufragaron por el embate del huracán y fueron rescatados en aguas del Caribe hondureño.
Los náufragos fueron trasladados al derruido muelle de Puerto Cabezas, lugar al que también han sido trasladados 31 cadáveres de personas que fallecieron en territorio nicaragüense producto del meteoro.