Nacional

Huracán también golpeó a Policía

* Primera Comisionada revela en el acto de los 28 años, que 130 policías perdieron sus viviendas, y uno se quedó sin su madre * Sin embargo, expresó que desde que se anunció el fenómeno destacó a 300 oficiales, que estuvieron antes, en y después a la orilla de su pueblo * Hace recuentos de los golpes dados al crimen organizado y de la alta combatividad que mantiene la institución para no dar un paso atrás en esa lucha

Heberto Rodríguez

La Directora General de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, dijo ayer que 130 oficiales perdieron sus hogares tras el paso del huracán “Felix”, resultando además fallecida la mamá de uno de ellos.
Precisamente, durante el acto del 28 aniversario de la institución, Granera inició su discurso expresando su solidaridad a todas las familias de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), afectadas por este fenómeno natural.
Posteriormente destacó el trabajo de los 300 agentes policiales que se desplegaron a las distintas comunidades de la zona, “quienes venciendo el legítimo instinto de proteger a los suyos corrieron sin titubear a trabajar por la seguridad de todos”.
“Al suboficial Máximo Gaitán, quien perdió a su madre en Bilwi, y a los 130 policías que quedaron sin viviendas por el paso del huracán, les decimos: no están solos, aquí está su institución, cuentan con el respaldo y la solidaridad de los 10 mil policías, ¡Daremos respuestas a sus necesidades, no les quepa la más mínima duda!”, agregó.
Según Granera, durante el fin de semana la Policía de la RAAN trabajó junto con los Comités de Emergencia y los líderes comunitarios en la evacuación de los habitantes del municipio de Waspam y las comunidades de Río Coco Abajo.

Policías junto a su pueblo
“Cuando ya el impacto del huracán en nuestro territorio era evidente, 300 policías se desplegaron por las distintas comunidades de la región, trasladando a la población a los refugios y ahí se quedaron junto a nuestro pueblo, y ahí recibieron con ellos la brutal embestida de la lluvia y el viento”, sostuvo.
Actualmente, 500 policías se encuentran trabajando por la seguridad de los pobladores de Bilwi, Sandy Bay, Tuapí, Cruquira, Miguel Bícan, Santa Clara y Waspam, de cara fundamentalmente a realizar cuatros misiones específicas, asignadas por el presidente Daniel Ortega.
Entre las tareas figura un plan de patrullaje para prevenir actos de vandalismo en las zonas afectadas, la protección y resguardo de los centros de acopio de la ayuda humanitaria, apoyo y protección durante el traslado por vía terrestre de la ayuda humanitaria a las distintas comunidades afectadas, y colaboración con las autoridades regionales en la distribución de forma ordenada de la ayuda.
“Allá estaremos el tiempo que sea necesario, cumpliendo las misiones propias y aquellas que sean orientadas por el señor Presidente de la República en el marco de la emergencia”, afirmó.
Luego Granera solicitó a los presentes guardar un minuto de silencio en memoria de todas las familias que perdieron a sus seres queridos a consecuencia del huracán, gesto que fue extensivo a la memoria del inspector Rómulo García, quien cayera el pasado mes de julio en una misión encubierta en contra el crimen organizado.

Han golpeado al crimen organizado
“Hemos golpeado duro, muy duro, al crimen organizado. Y lo hemos hecho con nuestros propios recursos, con nuestras propias fuentes de inteligencia; a riesgo de nuestras propias vidas; y con el objetivo primero y último de evitarle a nuestro pueblo la violencia, la descomposición social, el debilitamiento institucional y la muerte que estas organizaciones conllevan”, recordó.
Aunque no precisó, Granera aseguró que este año realizaron las incautaciones de dinero, de cocaína y de heroína, más grandes en la historia de Nicaragua.
“Hemos golpeado también con contundencia la red de expendios locales, poniendo a la orden de la justicia a los mayores distribuidores de la droga de Managua y Estelí. Y hemos dejado en evidencia la fuerza y la capacidad de nuestros órganos de inteligencia y de investigación policial, al esclarecer y poner a la orden de la justicia a los autores de los casos más relevantes ocurridos este año”, indicó.

Los ascensos
Durante el acto hubo los siguientes ascensos: ocho comisionados mayores, 22 comisionados y 70 subcomisionados, y en los días posteriores serán ascendidos en las distintas delegaciones del país un total de 1,095 policías.
Entre los oficiales superiores ascendidos al grado de comisionado mayor figuran el segundo jefe de la Dirección de Droga, Esteban Guido; el jefe de Inteligencia, Domingo Navas y el jefe de la Dirección de Investigaciones Económicas (DIE), Javier Obando, entre otros.
El presidente Daniel Ortega recibió la condecoración Francisco Morazán, en oro, de manos del comisionado Ángel Barquero, Secretario Ejecutivo de la Policía Nacional de El Salvador, y secretario general de la comisión de jefes de Policías de Centroamérica y el Caribe.
A la conmemoración del 28 aniversario de la Policía asistieron representantes de todos los Poderes del Estado, del Ejecutivo, de la Iglesia Católica, organismos internacionales y no gubernamentales, y de los diferentes sectores populares.
La Policía recibió reconocimientos de la DEA, Interpol, Agregados Militares Navales y Aéreos, del Ejército de Nicaragua, Ministerio de Gobernación, del Ministerio Público, Secretaría del Ministerio de Defensa, comerciantes del Mercado Oriental, UNEN, Transportistas, CNU, Conagan y Canatur, entre otros.