Nacional

56 comunidades aisladas en Rosita

* En Raití se reportan diez desaparecidos y seis casas completamente destruidas, además de otras seis dañadas

Alarma y angustia es lo que existe en Rosita, porque no tienen noticias sobre las condiciones en que están de los habitantes de 56 comunidades mestizas en la zona arriba de Kukalaya, donde se asegura que el lugar ha sido arrasado en su totalidad, al punto que las pocas casas sin techo y árboles que quedaron en pie se cuentan con los dedos de las manos.
Vecinos como Alfredo Martínez Reyes lograron salir a la carretera de Rosita entre ramas y bejucos, y con machetes abriendo nuevos caminos, ya que los que existían fueron sepultados por árboles tumbados por el fenómeno.
La situación en la zona es preocupante, pues todos los líderes comarcales hablan de destrucción total, incluso dicen que hay decenas de familias desaparecidas y unas diez mil personas damnificadas que no han podido salir a buscar atención médica y ayuda.
Los equipos de evaluación de daños no pueden penetrar a la zona porque no cuentan con motosierras ni combustible para reabrir los caminos.
Al parecer, las autoridades del Sinapred tienen poca o ninguna información de la magnitud del desastre material, ambiental y ecológico en las comunidades indígenas y mestizas de Bonanza y Rosita, ya que estos lugares no aparecen registrados en los informes oficiales de daños causados por “Félix”.
El presidente de la directiva del Consejo Regional en el norte, Carlos Sanders Rigby, llegó a Rosita y asegura que “las afectaciones son catastróficas”.
Sanders dijo que en el vuelo que lo trasladó de
Bilwi a Rosita pudo notar que el bosque se encuentra prácticamente arrasado.
El informe preliminar dado a conocer este viernes por el Comité de Emergencia en Rosita registra mil 341 viviendas semidestruidas y 808 destruidas completamente. Confirman también que son 86 comunidades afectadas por el huracán “Félix” y de 56 aún no se sabe nada.
Dan cuenta que tienen 28 mil 514 personas afectadas y corresponden a 4 mil 178 familias, cifras que en las próximas horas aumentarán, ya que se registran más familias afectadas.
Victoria García Boudier, quien coordina el Comité de Emergencia en Rosita, dijo que de manera urgente requieren medicamentos, víveres, plástico negro, ropa, agua, combustible y motosierras.
Por otra parte, el mayor del Ejército, José Robleto Álvarez, informó a EL NUEVO DIARIO que en Kukalaya ya se cuenta con cinco médicos del Ejército y del Minsa, y se ha creado un Puesto de Salud.
Aseguró que en Sahsa, donde murieron cuatro personas, se encuentran seis mil personas damnificadas. También informó que los maestros reportados como desaparecidos en Rosita ya fueron encontrados sanos y salvos, siendo ellos José Antonio Ordóñez Córdoba y Gabriel Dolmus.

Crecida de quebrada deja 202 damnificados
QUILALÍ, NUEVA SEGOVIA
Torrenciales lluvias en las montañas cafetaleras de San Juan de Río Coco desbordaron la quebrada La Danta, que pasa justo a la entrada oeste del área urbana de Quilalí, damnificando a 34 familias compuestas por 202 personas, la mitad de ellas niños menores de 14 años, informó un funcionario policial.
Las aguas se anegaron en viviendas de sectores de los barrios “Juan Talavera”, “Leonardo González” y “José Juárez”, en este último dos viviendas quedaron con daños parciales.
Los afectados se han refugiado en las instalaciones de la Escuela “Ena Sánchez”, del barrio “Jaime Meza”, y reciben asistencia del Comité Municipal de Prevención de Desastres (Comupred) y de la ciudadanía quilaliana.

10 desaparecidos en Raití
MATAGALPA
Llegaron medicinas y una brigada médica a Raití, para atender y prevenir las enfermedades que puedan surgir después del paso del huracán “Félix” por esa comunidad miskita y fronteriza con Honduras.
Se confirmó que hay diez personas desaparecidas desde que inició el huracán, las que habían salido a sus fincas y a buscar oro sobre el río Coco, por lo que piden ayuda para encontrarlas.
Los nombres de los desaparecidos corresponden a Denis Smith, Salomón Muñoz, Rolando Picado, Josefe Salgado, Cornelio Muñoz, Jimmy Salgado, Rubén Salgado, Aquichán Serapio, José Medina Dormus y Rolando Serapio.
Se comprobó que cuatro viviendas fueron destruidas en Raití y dos en Walakistán, mientras otras seis resultaron con daños parciales.
Un total de 17 familias desalojaron por su cuenta Raití y se refugiaron en iglesias, escuelas y viviendas seguras. Estas personas ya regresaron a sus respectivas casas, pero están necesitando alimentos y medicinas, debido a que las aguas están sucias y pueden causar un brote de enfermedades.
La doctora Miriam Siles, subdirectora del Silais-Jinotega, aseguró que junto a las medicinas también está una brigada compuesta por médicos, enfermeras y psicólogas, que estarán quince días atendiendo las comunidades de Raití, Walaquistán, San Andrés y Bolinkí.

Cosecha perdida
Debido a las crecidas de los ríos Coco y Lakus, la mayoría de cultivos se dañaron en un 60%. Entre lo sembrado hay arroz, banano, yuca y maíz, por lo que se prevé que pronto podría haber hambre en estas comunidades que esperaban una buena cosecha.