Nacional

Presidente presenta balance aterrador


El gobierno cifró anoche en 39 los muertos que dejó el aterrador huracán “Félix”, sin incluir los 52 que ya fueron enterrados en la frontera con Honduras, mientras la tendencia es a que aumente la fatídica cifra por la gran cantidad de desaparecidos, localidades hasta ahora incomunicadas y a donde no se ha podido llegar.
El presidente Daniel Ortega brindó un primer informe oficial sobre los cuantiosos daños en vidas humanas y materiales causados por el meteoro, que asciende a 7,995 mil viviendas totalmente destruidas en 49 comunidades, otras 8,848 casas afectadas y más de 50 mil personas perjudicadas directamente.
El jefe del Estado Mayor del Ejército, general Julio César Avilés, informó durante una comparecencia brindada ayer que aún se mantienen 18 mil 477 personas en 101 albergues.
Las autoridades militares informaron que el último dato consolidado al caer la noche era de 105 desparecidos, buscados por las fuerzas Naval y Aérea, en tanto se dio a conocer del rescate de 90 personas. Además, hay 5,190 pozos contaminados y 6,000 letrinas, que pueden causar afectaciones epidemiológicas en la zona.
“Como pueden escuchar, cada vez hay más datos que nos indican que la situación es más grave de lo que se pensaba al inicio”, dijo Ortega.
De las 49 comunidades devastadas, 17 se localizan en Bilwi, 25 en Waspam, dos en Siuna, dos en Bonanza y una en Rosita. También hubo serios daños en dos localidades de Jinotega. Hay 13 edificios públicos y 30 privados con huellas de la destrucción en la cabecera de la Región Autónoma del Atlántico Norte.

Río Coco se crece 11.5 metros y peligran 6,000
Pero los macabros recuentos no terminan ahí. La furiosa fuerza de “Félix” provocó que las aguas del Río Coco crecieran 11.5 metros sobre su nivel normal, confirmó el coronel Mario Pérez Casar, jefe de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua.
Este incidente provocó que actualmente se encuentren en peligro 13 comunidades de Río Coco Abajo, en la que se afectarían unas seis mil personas.

Campbell: “devastación total”
Lumberto Campbell, delegado de gobierno en el Atlántico, recalcó la crítica situación: “En la medida que vayamos llegando personalmente a las comunidades es una situación de devastación total. Revisamos seis comunidades y las seis están en el suelo”.
Pero la tragedia material dio paso a la miseria moral. El comisionado Horacio Rocha, Subdirector de la Policía Nacional, confirmó que estafadores inescrupulosos intentan aprovecharse de la situación.
Ellos ofrecen a organismos de ayuda de la zona cantidades de hasta 50,000 dólares para socorrer a las víctimas. Eso sí: con un “aporte inicial” de entre 3,000 y 5,000 dólares.

Ineter: cuidado con los deslizamientos
Pero en medio del infortunio brilló una luz. Alejandro Rodríguez, Director del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), informó que --por lo menos-- en las últimas horas los cielos de todo el Caribe están bastante despejados.
Sin embargo, Rodríguez alertó del peligro de deslizamientos de tierra debido a la humedad residual en los suelos que dejó el maldito “Félix”, y las lluvias normales en este período, por lo que alertó a vigilar cualquier aguacero “fuerte y prolongado” en “puntos críticos identificados”.