Nacional

Niveles óptimos en embalses Apanás, Asturias y La Virgen


Los fuertes aguaceros que empaparon Jinotega y Matagalpa, debido al paso del huracán Félix, rellenaron los niveles de agua y las reservas de los embalses de Apanás, Asturias y La Virgen, que utilizan las dos plantas de la estatal Generadora Hidroeléctrica S.A. (Hidrogesa) para producir energía eléctrica. Eso termina con una sequía de 385 días y garantiza al gobierno una reserva energética por el resto del año y el próximo verano.
Este dato fue confirmado ayer por los técnicos del Centro Nacional de Despacho de Carga (CNDC) y de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), quienes estimaron que los acumulados de precipitación en esta zona fueron considerables debido al huracán, y lograron optimizar los niveles de los embalses y las reservas que necesitan las plantas Centroamérica y Santa Bárbara.
El relleno de los embalses tuvo lugar en los primeros cinco días de este mes, y cabe destacar que Apanás cerró agosto pasado con un nivel de 953.35 metros sobre el nivel del mar (msnm), es decir, 14 centímetros más que el año pasado.

Niveles óptimos
No obstante, este lago artificial ayer se reportaba en 953.62 msnm, y eso significa que las lluvias lo rellenaron 27 centímetros, lo que posiciona a Apanás sobre los mejores niveles óptimos y casi rozando las cifras máximas de agua almacenada.
El segundo embalse más importante para las dos plantas es Asturias, que cerró agosto con 926.67 msnm, tan sólo cuatro centímetros más que el año pasado. En estos cinco días subió 90 centímetros y ahora se reporta en 927.57 msnm.
El tercer embalse es La Virgen, y su función principal es proveer y almacenar agua para la Planta Santa Bárbara. Su recuperación se fija en cuatro centímetros, pues había cerrado agosto con 439.92 msnm y ahora se ubica en 439.96 msnm.
Los técnicos explicaron que cada centímetro recuperado son millones de metros cúbicos de agua, y “lo principal es que las lluvias no han cesado sobre la cuenca jinotegana, llevando toda el agua a los embalses, y la gente de Ineter nos sigue informando que seguirá lloviendo en esta zona”, explicaron.
Eso también lo confirmaron los pronosticadores de turno del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), quienes reportan que persiste el predominio de nublados, lluvia ligeras y dispersas en todo el territorio jinotegano.

Lo confirma
presidente de ENEL
Ernesto Martínez Tiffer, Presidente de ENEL, explicó a EL NUEVO DIARIO que el relleno de las aguas se dio especialmente en los últimos tres días, por la intensidad de las lluvias que acompañaron el huracán
“Esto quiere decir que las lluvias provocadas por el huracán “Félix” permitieron que en sólo unos dos o tres días el nivel de Apanás haya aumentado por lo menos 20 centímetros”, indicó Martínez Tiffer, quien agregó que esperan que en los próximos tres días todas las lluvias que llegan al embalse por los ríos aumenten más el nivel del lago.
Vale recordar que este embalse tiene un volumen promedio de 440 millones de metros cúbicos de agua y una cuenca hidrográfica de 540 kilómetros cuadrados, donde convergen cinco ríos: Jigüina, Jinotega, Cuyalí, San Gabriel y Mancotal.
Explicó que ese ritmo de crecimiento del nivel del agua permitirá que Nicaragua disponga de una reserva permanente de energía para echar mano durante las horas de mayor demanda, cuando Hidrogesa podrá incrementar su producción sin problema alguno.

No agotar reservas
Martínez Tiffer expuso que aunque la capacidad de generación de ambas plantas sea hasta de 100 megavatios, no es conveniente por ahora exprimir al máximo estas reservas, pues eso significaría acabar nuevamente las reservas de verano, tal y como lo hizo el gobierno del presidente Enrique Bolaños, que el 18 de agosto de 2006 ordenó la sobreexplotación de Apanás.
Esta orden dejó al país sumido en una crisis, ya que Hidrogesa agotó sus reservas y se ha reportado limitada durante todo este año, pero ahora esta empresa estatal no tiene ninguna excusa y puede subir su capacidad de generación en los momentos de crisis de apagones, además de garantizar agua y energía para el próximo verano.