Nacional

Es una catástrofe

* Población de Bilwi histérica por sus deudos y reclama que lleven sus cuerpos a tierra * En Sandy Bay labores de rescate se dan nadando con los muertos, y cada identificación aumenta las escenas de dolor * Náufragos se salvaron aferrados a pedazos de madera y galones plásticos; el hospital colapsado con personal de salud y fantasma del hambre rondando

A las seis y diez minutos de la tarde de ayer arribó al puerto de Bilwi una lancha de la Fuerza Naval proveniente de los Cayos Miskitos, que halaba una panga con 14 cadáveres que estaban en avanzado estado de descomposición.
Los habitantes se aglutinaban en el muelle para ver si entre los cuerpos reconocían a sus parientes desaparecidos. Las familias lloraban, y entre ellas mismas se daban consuelo. La escena era de consternación y tristeza.
También se localizó un navío cerca de cabo Gracias a Dios con 17 cadáveres más, y existían dudas sobre si los debían incinerar o los llevarían al puerto.
A esa hora se contaban más de cien personas muertas, pero a medida que los minutos transcurrían las víctimas mortales aumentaban.

Hallan un navío con 52 personas en alta mar
Más temprano, los miembros de la comisión interinstitucional de Bilwi informaron de un navío nicaragüense con 52 pasajeros, que encontraron en los Cayos Boga, en territorio hondureño.
Veintidós de esas personas pudieron identificarse. El resto ni siquiera pudo brindar sus nombres, por el estado de insolación y debilidad. Fueron trasladados por las autoridades hondureñas a un hospital de Puerto Lempira, municipio ubicado en el departamento de la localidad Gracias a Dios, en Honduras.

Aferrados a pedazos de madera y galones de plástico
Al muelle de Puerto Cabezas también continuaron llegando pescadores reportados como desaparecidos desde la llegada del huracán “Félix” a la Región Autónoma del Atlántico Norte.
El capitán de la Fuerza Naval del Ejército, Ricardo Quant, informó del rescate de cinco pescadores originarios de Sandy Bay, quienes flotaban en el mar, aferrados a pedazos de madera y galones de plásticos vacíos, 20 millas al este de Cabo Gracias a Dios.
Los rescatados son: Loy López Salomón, de 22 años; Duarte Davis Túnez, de 23; Javier Omellet Coleman, de 25; Ezequiel Salvador Joseph, de 27, y Donald López Omellet, de 40. Ellos fueron hallados con quemaduras en la piel e insolación severa. Luego fueron trasladados al hospital improvisado “Bartolomeo Colón”.
La Fuerza Naval se negaba a oficializar la información mientras no fuera autorizada por la comandancia del Ejército de Nicaragua. Las operaciones de rescate se extendieron durante todo el día de ayer.

Cementerio acuático en Sandy Bay
En Sandy Bay, una de las localidades más impactadas por el paso del colosal huracán “Félix”, las escenas eran espeluznantes. Los muertos flotaban en el mar y la gente se sumergía en las aguas o navegaba en pangas para recuperar los cadáveres de sus familiares.
Pero al reconocer que los muertos eran “muchos”, se resignaban, pues no tenían las fuerzas necesarias ni suficiente combustible en las pangas para recuperarlos a todos.
La alcaldesa de Puerto Cabezas, Elizabeth Enríquez, calificó la situación en Sandy Bay como “gravísima”, por el desconsuelo de la gente ante el drama de los cadáveres flotando en las costas de su comunidad.
Según explicó la alcaldesa, los sobrevivientes “demandan a sus muertos y no que los dejen en el mar”.
También relató que el capitán de un barco le aseguró que vio doce cuerpos flotando en los Cayos Mara, y según él, presumía eran habitantes de Sandy Bay. “Mientras pase el tiempo están llegando más muertos y heridos”, se lamentaba ayer la alcaldesa.

Alcaldesa comparte su propio drama
Ella misma compartió con habitantes del lugar la angustia que estaba sufriendo ante la posible desaparición de algunos de sus familiares.
Les contó que cuatro de sus primos hermanos estaban desaparecidos, y que un vecino le dijo que vio a dos de ellos muertos, pero todavía mantenía las esperanzas de que se mantuvieran con vida.

Caos en la RAAN
El caos imperó en la Región Autónoma del Atlántico Norte. Falta de alimentos, un hospital improvisado colapsado, incertidumbre de los pobladores por reconocer los cadáveres recuperados en Cayos Miskitos, escasez de medicamentos y un equipo de médicos agotados fueron algunos de los percances que atravesaban los damnificados en la zona.
La falta de un censo detallado de parte de las autoridades y socorristas provocó que pobladores de algunas comunidades azotadas por el huracán “Félix” no recibieran alimentos, y se mantenía el riesgo de que pudieran morir de hambre.
Por otro lado, el hospital improvisado ya colapsó. Las 100 camas y los 20 colchones acomodados en el suelo fueron ocupados en su totalidad, por lo que algunos de los afectados tuvieron que ser enviados a sus casas, pese a que necesitaban atención médica.
La mayoría de los pacientes presentaban deshidratación, politraumatismo, quemaduras de sol y de agua del mar.
En tanto, el personal de salud estaba agotado, ya que han atendido a la población sin descanso y sin relevos desde que el huracán “Félix” abandonó la Costa Caribe. Inclusive, ante la falta de analgésicos tuvieron que recurrir a clínicas y farmacias privadas que han donado 400 ampollas y 500 jeringas.