Nacional

Evaluarán daños agropecuarios y ambientales por huracán “Félix”


Una brigada de técnicos del Gobierno de Nicaragua viajó hoy a la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), declarada en "estado de desastre", para evaluar los daños en la agricultura, ganadería y bosques forestales tras el violento paso del huracán "Félix".
La brigada, integrada por 52 especialistas de las instituciones del sector público, levantará información sobre los daños físicos y materiales que dejó el fortísimo meteoro, que golpeó esa zona del país con vientos a 260 kilómetros por hora.
El Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor) indicó en una nota de prensa que con la información que se recabe prepararán un plan de rehabilitación y reconstrucción de daños en el sector agropecuario y forestal para las comunidades caribeñas nicaragüense.
"Los técnicos, a través de una metodología, recopilarán la información donde se reflejen los daños de las tierras cultivables, la infraestructura física, las pérdidas de la producción que estaba lista en campo y la pérdida de existencia", explicó el Magfor.
La fuente agregó que durante la recopilación de datos se tomará en cuenta los productos que se cosechan en la zona del desastre, tal es el caso del arroz, fríjoles, coco, fruta de pan, cacao, cítricos y mango.
Además, de los costos de maquinarias y equipos que utilizan para actividades agrícolas, añadió.
La brigada evaluadora tendrá oficinas de coordinación en oficinas públicas ubicadas en Waspam, Bonanza y Puerto Cabezas.
"Félix", que impactó el martes con toda su furia en el sector nordeste de Puerto Cabezas con categoría cinco, la máxima de la escala Saffir-Simpson, con vientos de más 260 de kilómetros por hora, dejó al menos 63 muertos y decenas de heridos, y más de 100 desaparecidos.
El meteoro, ya diluido, destruyó además cerca de nueve mil viviendas, provocando el desplazamiento forzado de casi 17 mil personas, acogidas en 96 albergues distribuidos en el litoral del Atlántico norte.
"Félix" también dejó a su paso por Nicaragua severos daños materiales, hizo colapsar la comunicación terrestre, deterioró la infraestructura vial, de telecomunicaciones y el tendido eléctrico de la zona.