Nacional

Verdugo de nica va a juicio en Costa Rica


Corresponsal Costa Rica
leonelmen@gmail.com

Del 11 al 13 de septiembre se estará realizando el juicio contra el costarricense Juan Antonio Arguedas Calderón, acusado de matar al nicaragüense José Ariel Silva y de herir gravemente a los también nicaragüenses Francisco Angulo y Antonio Martínez.
El asesino cometió su delito la madrugada del 4 de diciembre de 2005 en el bar “Los Espejos”, de La Guácima de Alajuela, donde en una mesa los nicas compartían cervezas, y en otra, unos costarricenses empezaron a burlarse de ellos y de la muerte del despedazado por perros, Natividad Canda.
Los nicas reclamaron, y los ticos, más numerosos, respondieron a golpes y los persiguieron en la calle gritándoles frases soeces y lanzándoles pedradas. En un momento dado, el criminal Arguedas Calderón alcanzó a los nicas, y los fue apuñalando uno por uno.
La apertura del juicio se iniciará por la mañana del 11, y para ello están citados unos ocho testigos de la parte ofendida y una cantidad similar de la contraparte.
Además, la Fiscalía aportará pruebas contundentes que demuestran el homicidio simple y las dos tentativas de homicidio, entre ellas, los peritajes, la autopsia y los dictámenes médico-forenses de las víctimas.
En este caso, la Fiscalía de Alajuela sólo acusó a Arguedas Calderón, a pesar que los afectados que sobrevivieron --Francisco Angulo y Antonio Martínez-- aducen que fueron víctimas de una turba de ticos enojados por el reclamo.
El pasado 23 de mayo en la audiencia preliminar, los representantes del acusado por la Fiscalía de Alajuela, Mario Soto y Delia Segura, solicitaron sobreseimiento definitivo porque no se encontró el arma homicida, pero ese argumento fue desechado por la juez penal del Primer Circuito de Alajuela.
La acusación del Ministerio Público es respaldada por el abogado Jorge Braulio, quien lleva la acción civil resarcitoria, la cual fue puesta por la embajada de Nicaragua en Costa Rica.
En este aspecto es bastante remoto que la familia de José Ariel y de los otros dos nicaragüenses pueda obtener alguna indemnización económica, debido a que el demandado civil es de escasos recursos, sin embargo, no podrá evadir la acción penal, opinaron entendidos.