Nacional

PGR declara viciada la privatización de Geosa

* Según el Procurador, el gobierno jugó maliciosamente a un “gana la pierde”

Eloisa Ibarra

La Procuraduría General de la República (PGR) declaró nulo, por vicios, el contrato de privatización de la Generadora de Occidente de S.A (Geosa), efectuado en enero de 2002 a favor de un grupo de empresarios nicaragüenses, cuyo presidente de la Junta Directiva es Sergio Raskosky Holmann.
La declaratoria de nulidad se produce meses después de que la PGR iniciara una investigación en torno al proceso de privatización efectuado el 24 de enero de 2002, catorce días después de que el ex presidente Enrique Bolaños asumiera el poder el diez de enero.
No fue posible comunicarnos con autoridades de la Procuraduría, pero una fuente allegada a los dueños de Geosa confirmó que ya fueron notificados de la resolución, al igual que las autoridades de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), encargadas de la venta.
Se espera que ahora la Procuraduría General de República ejerza acciones civiles contra los accionistas de Geosa, llevando la nulidad ante los tribunales.

“Gana la pierde”
Un informe interno de ENEL señala que el 24 de enero de 2002 se realizó la venta de acciones de Geosa a un precio de 11,300,000 dólares, en una transacción que dejó a ENEL una pérdida aproximada de 206,697,049 córdobas, ya que se vendieron activos netos con valor en libros de 365,697,042 córdobas en 159 mil córdobas, con el agravante que el 50% sería en efectivo y el resto en cinco años.
En esa oportunidad, los auditores expresaron que toda transacción económica se realiza con el objetivo de tener un beneficio, ya que si esto no existe no habría justificación para realizarla, y en este caso, por el contrario, esta transacción ocasionó perjuicio económico a ENEL y al Estado.
Una fuente del Ejecutivo reveló que cuando Geosa fue privatizada generaba ganancias de más de un millón de dólares, lo que significa que 50 por ciento del pago en abonos podría haber sido cancelado en cinco meses, y el pago total lo recuperaron en el primer año.

Dos plantas y una serie de inmuebles
Según documentos, además de las dos plantas, una en Puerto Sandino --con capacidad de 50 megawatts-- y otra en Chinandega --con doce megas--, se incluyen 42 casas, una de protocolo, una casa club, un edificio para viviendas de solteros y una escuela de primaria.
El total del inventario del Almacén de Repuestos fue calculado por ENEL en 4.2 millones de dólares cuando se privatizó a favor de El Paso, pero que casi inmediatamente fue trasladado a manos del grupo comprador.
Todo lo anterior no incluye terrenos, vehículos, equipo de oficina, equipos rodantes, unidades de generación, la villa y la rehabilitación efectuada con una donación de aproximadamente 28 millones de dólares del gobierno sueco.
El Comité de Privatización de la Planta Nicaragua lo integraron: Carlos Morice, Presidente; Abdel Karim, Secretario, y Mario Montenegro (ENEL). Los miembros de la Junta Directiva de ENEL en ese momento fueron: Morice, Jorge Castillo Quant, Mario Montenegro, Leonel Aguirre, Luis Debayle y Humberto Salvo.
Para la terminación de la asociación mercantil participaron: Mario Montenegro (ENEL), Marcos Narváez (Mific), Eduardo Montealegre (MHCP) y Mario Alonso Icabalceta (BCN).
El procurador general de la República, Hernán Estrada, afirmó que “hay personajes de la vida nacional de los liderazgos de partidos políticos --no hizo excepción del FSLN--, que han estado durante todos estos años en los procesos de privatización de empresas valiosas, que daban recomendación desde el Comité de Competitividad, que decidían sobre los precios, y que a sus manos han llegado a parar finalmente empresas valiosas del país, y eso es lamentable”.
Afirmó que “cuando se vende un recurso tan importante como éste, también hay compromisos que son presentes y futuros; puede ser que la privatización haya sido legal o con apariencia de legalidad, pero la inversión no; puede ser que la apariencia de legalidad lo sea o no, pero también la licencia que otorga el Estado no está en los términos que corresponde”.
Las plantas de Geosa tienen tres meses de permanecer paralizadas, según sus accionistas por recurrentes problemas técnicos. Un 5% se privatizó a favor de los trabajadores, y, por consiguiente, deberían participar en la empresa.