Nacional

“Papa Luis” de Enacal y los sindicatos blancos

* Gran “generosidad” con fondos del Estado

Ary Pantoja

La interpelación de la presidenta ejecutiva de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), Ruth Selma Herrera, destapó una serie de irregularidades entre la pasada administración y los denominados “sindicatos blancos”, los que recibieron dinero de la empresa para financiar actividades de estas organizaciones gremiales.
Según documentos presentados por el diputado Gustavo Porras, Enacal financió actividades de la Central de Trabajadores de Nicaragua, CTN, de la Central de Acción y Unidad Sindical, CAUS, y del sindicato de trabajadores de Enacal, “Francisco Joya Pichardo”.
Porras llegó ayer a la Asamblea Nacional preparado para preguntar a la presidenta ejecutiva de Enacal acerca del “despilfarro” de fondos en beneficio de actividades de los “sindicatos blancos”.

“Prorrogar ayuda”
Entre los documentos figura una carta con fecha primero de marzo de 2005, del secretario general del Comité Ejecutivo Nacional de la Confederación de Acción y Unidad Sindical (CAUS), Emilio Márquez Acuña, en la que le pide al gerente financiero de Enacal, Marcos Wheelock, “prorrogar la ayuda económica que con el visto bueno del licenciado Luis Debayle, presidente ejecutivo, se nos ha venido dando”.
La prórroga solicitada es para el período 2005-2006. El “apoyo financiero” a la CAUS incluye el cheque número 45665 del Banco de la Producción, Banpro, por 5,000 córdobas en concepto de “ayuda de Enacal a la CAUS para realizar actividades del VII Congreso Nacional donde elegirán nuevas autoridades”. El cheque fue emitido a nombre de Olimpia Chamorro.
Entre los documentos también hay una carta remitida a Debayle el 12 de enero de 2005 por parte de Auxiliadora Torres Robleto, Secretaria de Finanzas de la Central de Trabajadores de Nicaragua (CTN), en la que le solicita “la ratificación de apoyo económico para nuestra organización, misma que se le solicitara el 14 de abril del año 2004”.
El 10 de marzo del mismo año, se emitió el cheque 46884 a nombre de Torres Robleto para pagarse a través de la cuenta 000886-8, del Banpro.
Conforme con la documentación a la que tuvo acceso EL NUEVO DIARIO, el 30 de octubre de 2002, Pedro Calderón López, Secretario General del sindicato “Francisco Joya Pichardo”, solicitó a Debayle “colaboración para la elaboración de camisetas que se obsequiarán a los afiliados”. La solicitud es para 1,500 trabajadores que asistieron a la Asamblea General Extraordinaria en noviembre de ese año.
El 27 de octubre de 2004, Calderón volvió a solicitar “apoyo financiero” a Enacal para la asamblea general extraordinaria. Esta vez, Enacal ordenó la elaboración de 1,400 gorras y 1,400 camisetas “en calidad de donación” para los asistentes a la actividad.

Financió convivio
El 23 de agosto de 2001, el gerente general de Enacal, Agustín Alemán González, solicitó al Departamento de Tesorería emitir un cheque por 5,000 córdobas a nombre de Pedro Calderón y/o Sindicato “Francisco Joya Pichardo”, en concepto de “apoyo económico para efectuar convivio (en el que) participarán todas las federaciones sindicales a nivel nacional”.
Para tal efecto, la tesorería emitió el cheque número 0020652 contra la cuenta 886-8 del Banpro.